Sergio Erick Ardón: Presagio de agorero

Miami florecerá como nunca. Su condición de capital de la Latinoamérica que va en declive se acentuará.

0

Sergio Erick Ardón Ramírez.

Lo que ha sucedido en Colombia, hasta ahora plaza fuerte del conservadurismo montuno latinoamericano, traerá consecuencias.
Unas, que nos llenan de ilusión y de esperanzas. Otras, en cambio, provocarán reacciones y desplazamientos muy singulares. Entre estas últimas, se hará notorio el aumento de inversiones en La Florida, y solicitudes de visas para desplazarse a Miami.
Esta corriente que no será solamente de colombianos, estará conformada por latinoamericanos ricos y sus sirvientes, que creen que ha llegado la hora de buscar seguridad.
Nadie les está expulsando de sus países. Es que acostumbrados a las formas opulentas y sus ventajas, entienden que pagar impuestos mayores, el aumento de controles sobre evasiones, esa cuota de poder que pierden, es demasiado.
Generalmente son gentes tan ricas como ignorantes y egoístas, a las que cuesta entender que las cosas no pueden continuar como hasta ahora.
Que ha llegado la hora de repartir mejor, de sacar a sus «hermanos» de abajo de sus miserias y congojas. Que ser la región de las desigualdades mayores en el mundo no puede continuar, no es sostenible.
Ya de México han llegado en buen número, de Perú y Chile también, algunos son argentinos, los hay hondureños y salvadoreños. El flujo aumentará en los meses por venir. Habrá más colombianos y brasileños. Conocemos de costarricenses muy precavidos, con inversiones.
Miami florecerá como nunca. Su condición de capital de la Latinoamérica que va en declive se acentuará.
No estamos abogando porque así sea. No, en esta región prodigiosa cabemos todos, no sobra nadie, solo que hay que saber adaptarse a las nuevas realidades.
La opulencia y la miseria nunca se han llevado bien.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...