Sergio Erick Ardón: SUCEDE

Sergio Erick Ardón Ramírez.

Los conflictos armados que nos preocupan y nos ocupan llevan fácilmente a la conversación sobre los tiempos idos.
Hay una página olvidada, como tantas otras, que se ha preferido guardar bajo cuatro llaves. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Rafael Ángel Calderón Guardia corrió a alinearse del lado de quienes enfrentaban el fascismo europeo y el expansionismo japonés.
Esa alianza antifascista, era encabezada por USA, Inglaterra , Francia y la Unión Soviética.
Calderón, en un gesto más simbólico que otra cosa, declaró la guerra a Alemania, Italia y Japón. Hasta ahí todo explicable y apoyable.
Pero hubo una acción que es muy cuestionable y que se prestó para abusos, excesos, e incluso para apropiaciones ilícitas , para no decir robos.
Los ciudadanos alemanes e italianos que convivían con nosotros fueron agredidos de forma indiscriminada. Sus negocios apedreados y saqueados y sus propiedades confiscadas.
Recordábamos a familias conocidas que fueron detenidas y enviadas a campos de concentración en Texas en condiciones de total desamparo, e incluso deportadas a Alemania.
Los Fortuniak, los Steinvorth, los Grütter, los Peters, los Nihaus, los Frey, entre los alemanes y los Bergna entre los italianos. Otros corrieron a esconderse para evitar su expulsión, caso de don Federico Preinfalk. Al terminar la guerra la mayoría regresaron y encontraron que sus bienes tenían otros dueños. Algunos los recuperaron, otros no tuvieron suerte.
Estos abusos se cometieron a vista y paciencia de las autoridades. No importó para los excesos otra cosa que no fuera la nacionalidad de quienes fueron víctimas de los odios desatados.
Página vergonzosa que se ha querido ocultar.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...