Sergio Erick Ardón Ramírez.

Donald Trump ha sido condenado por 34 faltas graves.

Esta decisión de los tribunales de justicia lo convierten en el primer presidente de ser declarado culpable en la historia de USA.

Que Trump haya atropellado las leyes no debe sorprender a nadie.

Lo llamativo es que sea el primero condenado, cuando ha habido otros de sus antecesores en ocupar la Casa Blanca, que han cometido fechorías, gruesas fechorías.

Lo de la condena a Trump se explica porque la disputa política es intensa y se vienen usando todas las triquiñuelas imaginables para evitar que salga victorioso en Noviembre, como dicen las encuestas.

El país “paladín de la democracia” tiene viejos padeceres, que se han acentuado conforme su hegemonía mundial se debilita. Esto exacerba las contradicciones internas y pone las cosas al rojo vivo.

Que es esta una sociedad muy enferma lo comprobamos de primera mano en los seis años que estuvimos ahí como estudiante.

Racismo, supremacismo, el Dios dinero, intolerancia, todo marcado por un alto grado de ignorancia y fomentado y aprovechado por quienes manejan las cosas a su antojo, que son unos pocos multimillonarios, dueños de corporaciones, la banca, la industria de la guerra, y los medios de prensa.

Trump no es confiable para buena parte de estos magnates, que ven en el achacoso Biden alguien más sumiso y manejable.

Es esta la explicación del porque se le ha condenado, cuando sus pecados son perfectamente comparables y aún menores que los de otros expresidentes, culpables de causar muerte y destrucción en muchos confines de la Tierra.

Ojalá las cosas fueran diferentes y hubiera en USA un despertar de las consciencias de un pueblo que ha sido manipulado y engañado un día sí y otro también y que merece mejor suerte.

Sergio Erick Ardón Ramírez

Por Sergio Erick Ardón Ramírez

Estudio arquitectura en el Instituto Tecnológico de Georgia, EEUU. Dirigente y Político - Fundador del MRP.