Shashi Tharoor: India, Gaza y la deriva del no alineamiento

Durante décadas tras la independencia, el enfoque de India hacia el mundo estuvo marcado por su experiencia histórica de colonialismo. Pero, como ha demostrado la guerra entre Israel y Hamás, la postura "no alineada" que esto produjo puede no ser tan inexpugnable como parecía.

Shashi Tharoor

NEW DELHI – La tortuosa postura de la India sobre el actual conflicto entre Israel y Hamas en Gaza ofrece un ejemplo fascinante de la evolución reciente de la política exterior del país.

Durante décadas después de la independencia, la actitud de la India hacia el mundo estuvo determinada por su experiencia histórica de colonialismo. Después de haber pasado 200 años con un país extranjero hablando por ellos en el escenario mundial, los indios no estaban dispuestos a sacrificar ningún poder de toma de decisiones en nombre de ninguno de los bandos de la Guerra Fría. La “autonomía estratégica” se convirtió en una obsesión, lo que llevó al nacimiento de la “no alineación” o equidistancia entre las superpotencias.

La situación era más complicada de lo que parece. Como voz líder a favor de la descolonización, India adoptó una postura moralista contra el imperialismo y el apartheid que a menudo parecía antioccidental, aun cuando la firme adhesión del país a los procesos democráticos y el respeto por la diversidad en el país le granjearon el cariño de los liberales occidentales.

Cuando se trata del conflicto palestino-israelí, la India ha caminado por la cuerda floja de manera similar. En 1947, la India votó en contra de la división del antiguo Mandato Británico de Palestina en Estados judíos y árabes, propuesta por las Naciones Unidas. Conoció de primera mano el dolor de la partición: los británicos crearon Pakistán como un Estado para los musulmanes indios. En lugar de respaldar otra división impuesta desde el exterior, la India defendió la visión de un único Estado secular tanto para judíos como para árabes en Palestina, un Estado que tendría mucho en común con el que había creado para sí misma.

Si bien la India reconoció a Israel, mantuvo relaciones a nivel consular durante más de cuatro décadas, nombrando un embajador recién en 1992. Mientras tanto, la India se convirtió en el primer país no árabe en reconocer a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) como única y representante legítimo del pueblo palestino (en 1974), y el primero en otorgar el reconocimiento formal del Estado palestino (en 1988).

Pero el ascenso de la militancia islámica apoyada por Pakistán reforzó el interés de la India en establecer relaciones más cálidas con Israel, un país que también enfrentó a los extremistas islamistas. La cooperación en materia de seguridad e inteligencia pronto comenzó a crecer y las relaciones políticas y diplomáticas se profundizaron gradualmente.

No obstante, los sucesivos gobiernos indios, conscientes de las simpatías de la importante población musulmana de la India, mantuvieron su apoyo a la OLP. Cuando el presidente de la OLP y de la Autoridad Nacional Palestina, Yasser Arafat, buscó un fin pacífico al conflicto, la India se convirtió en partidaria de la solución de dos Estados. Hoy en día, la India es uno de los pocos países que mantiene embajadores tanto en Tel Aviv como en Ramallah.

Pero las relaciones de la India con Israel últimamente se han intensificado. Israel se ha convertido en una fuente vital de equipo de defensa, un socio en la cooperación en materia de inteligencia y, según se informa, un proveedor de software de vigilancia que el gobierno cada vez más autocrático del Primer Ministro Narendra Modi supuestamente utiliza contra sus oponentes y críticos internos. Las reuniones de Modi con su homólogo israelí, Binyamin Netanyahu (Modi fue el primer primer ministro indio en visitar Israel y Netanyahu ha viajado a la India dos veces) dan la impresión de una estrecha relación personal.

Quizás no sea sorprendente, entonces, que cuando Hamas llevó a cabo su brutal ataque contra Israel el 7 de octubre –matando a aproximadamente 1.300 personas y secuestrando a unos 200 más– Modi se apresuró a responder, tuiteando que India estaba “en solidaridad con Israel en esta hora difícil”. Reiteró ese sentimiento en un segundo tweet poco después. Los partidarios del gobernante Partido Bharatiya Janata de Modi, cuya antipatía hacia los musulmanes de la India no es ningún secreto, aplaudieron en voz alta la contundente respuesta de Israel al ataque.

Pero a medida que aumentó el número de muertos en Gaza y proliferaron los relatos de la destrucción de barrios, hospitales y lugares de culto, la India empezó a repensar su postura unilateral. Después de varios días, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió una declaración pidiendo la “reanudación de negociaciones directas para establecer un Estado de Palestina soberano, independiente y viable, que viva en paz dentro de fronteras seguras y reconocidas, al lado de Israel”.

El dedo de Modi en Twitter, sin embargo, no se desplegó tan rápidamente en defensa de los palestinos. Cuando volvió a tuitear, describió una llamada al presidente palestino, Mahmoud Abbas, expresando sus condolencias por la pérdida de vidas inocentes como resultado del bombardeo del hospital Al-Ahli. Aunque Abbas, cuya parte de Fatah fue expulsada de Gaza por Hamas en 2007, está en Ramallah y no tiene control sobre el enclave, Modi aparentemente creía que la conversación restauraría el equilibrio que había sido perturbado por su apoyo instintivo a Israel.

Según el tuit de Modi, ahora ha “reiterado la posición de principios de larga data de la India sobre la cuestión Israel-Palestina”. Y, sin embargo, cuando la Asamblea General de la ONU votó abrumadoramente a favor de una “tregua humanitaria inmediata, duradera y sostenible”, India se abstuvo, alegando que la resolución no había condenado los ataques terroristas del 7 de octubre. Varios otros países también criticaron el fracaso de la resolución para condenar el terrorismo, pero aún así votaron a favor. La postura de la India fue, por tanto, más proisraelí que la de Francia, que a diferencia de la India, es un aliado histórico de Israel, aunque desde entonces votó a favor de una resolución de la ONU que condena la continua actividad de asentamientos de Israel.

En este punto, se podría argumentar que bajo Modi, la postura de la India hacia Israel se ha vuelto irreconocible. Pero la política exterior india también ha cambiado en otros aspectos más sutiles. En la rivalidad chino-estadounidense, por ejemplo, India ha mostrado una mayor afinidad con Estados Unidos, cuyas preocupaciones estratégicas sobre las intenciones de China comparte en gran medida. Así, India aprovechó la oportunidad presentada por los Acuerdos de Abraham –que normalizaron las relaciones entre Israel y algunos de sus vecinos árabes– para unirse al diálogo cuadrilátero “I2U2” con Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos. Se puede decir que el corredor India-Oriente Medio-Europa, que atraviesa Arabia Saudita y el puerto israelí de Haifa, anunciado en la reciente cumbre del G20 en Nueva Delhi, tiene como objetivo contrarrestar la Iniciativa de la Ruta de la Seda de China.

Aunque ese plan está ahora en ruinas, como gran parte de Gaza, la lógica detrás de él no ha cambiado. Dado que Rusia es un socio geopolítico cada vez más útil para la India y que la vecina China está mordisqueando fronteras en disputa, no debería sorprender que la política exterior india esté experimentando cambios fundamentales.

Copyright: Project Syndicate, 2023.
www.project-syndicate.org

 

Shashi Tharoor

Shashi Tharoor, a former UN under-secretary-general and former Indian Minister of State for External Affairs and Minister of State for Human Resource Development, is an MP for the Indian National Congress. He is the author, most recently, of Ambedkar: A Life (Aleph Book Company, 2022).

 

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...