Los delfines comen pescado para beber. Oleksandr Sushko / Unsplash, CC BY

Para todos los amantes de los animales, septiembre de 2023 seguirá siendo un mes oscuro. En las orillas del lago Tefé, afluente del Amazonas en Brasil, se encontraron sin vida 130 delfines rosados (Inia geoffrensis) y 23 delfines tucuxi (Sotalia fluviatilis), pero también miles de peces.

Brasil: más de 120 delfines rosados encontrados muertos (France 24).

.

En palabras de miembros del Instituto Mamirauá, un centro de investigación financiado en parte por el Ministerio de Ciencia brasileño, entrevistados por Le Parisien:

“Todavía es pronto para determinar la causa de este suceso extremo, pero según nuestros expertos, sin duda está relacionado con el periodo de sequía y las altas temperaturas del lago Tefé, que en algunos puntos superan los 39°C”.

¿Y si estos delfines, auténticos iconos de la fauna brasileña, hubieran muerto de sed? Se diría que parece improbable, ya que tienen acceso a abundante agua. Pero ¿sabe cómo se hidratan los delfines? ¿Beben realmente el agua en la que viven? La respuesta es no, así que veamos cómo mantienen el nivel correcto de hidratación.

Los delfines oceánicos no beben agua de mar

Esto sigue siendo un misterio en el caso de los delfines de agua dulce, ya que ningún estudio científico ha analizado la cuestión. En cambio, sí disponemos de información valiosa sobre cómo se hidratan los delfines que viven en los océanos.

Contrariamente a lo que podríamos pensar, los delfines no beben el agua salada en la que viven, porque para ellos, como para nosotros, demasiada sal puede ser fatal. En nuestro estudio publicado recientemente en la revista científica Journal of Experimental Biology, confirmamos que los delfines no beben agua de mar a diferencia de los peces óseos (atún, arenque o sardinas), las tortugas marinas y las aves marinas. Beber agua de mar requiere un medio para deshacerse del exceso de sal, y algunos animales marinos tienen órganos llamados glándulas salinas para este propósito.

Los delfines no los tienen y sus riñones no son capaces de eliminar demasiada sal. Entonces, ¿cómo se mantienen hidratados? Los delfines no beben “voluntariamente” como podríamos imaginar; se hidratan indirectamente gracias al agua contenida en sus presas (entre el 70 y el 85 % de la masa total en los peces) y al agua producida en las mitocondrias, orgánulos situados en las células que producen agua, denominada agua metabólica, a partir de la descomposición de las moléculas orgánicas ingeridas por el animal (glúcidos, proteínas, lípidos).

La cuestión de la hidratación de los delfines preocupa a los científicos desde hace casi un siglo. Los primeros estudios fisiológicos realizados a mediados del siglo XX demostraron que los delfines no beben, pero los experimentos se basaban únicamente en delfines en ayunas y, por lo tanto, privados de una fuente de agua: la comida.

Hoy en día, se considera que el agua de las presas y el agua metabólica son las dos principales fuentes de agua en los delfines, pero sus respectivas contribuciones siguen siendo desconocidas. Para determinar las proporciones respectivas de agua de presa, agua metabólica y agua salada circundante en odontocetos (cetáceos dentados como delfines, orcas y cachalotes en contraposición a los misticetos, ballenas barbadas), analizamos la composición isotópica del oxígeno (18O y 16O, ambos átomos de oxígeno, pero con masas diferentes debido al número de neutrones en sus núcleos) del agua contenida en sus cuerpos para determinar su origen.

Los isótopos de oxígeno como trazadores de las fuentes de agua

Para ello, medimos la composición de isótopos de oxígeno del agua contenida en el plasma sanguíneo y la orina de cuatro orcas, Orcinus orca, y nueve delfines mulares, Tursiops truncatus, nacidos y criados en zoológicos. Estos valores se compararon con los del agua contenida en sus presas y con los del agua circundante (agua del tanque en el que viven) durante un año y a intervalos regulares.

Muestra de sangre tomada a un delfín mular, Tursiops truncatus.
R.Amiot en Zoo Marineland, Fourni par l’auteur

Estos datos fueron luego utilizados para alimentar un modelo matemático para predecir las contribuciones de las diversas fuentes de agua de los cetáceos.

Los resultados isotópicos obtenidos y los del modelo indican que el agua de presa es la principal fuente de ingesta de agua para orcas y delfines mulares (61-67 % de la ingesta total), seguida del agua metabólica (28-35 % de la ingesta total). La producción de agua metabólica fue significativamente mayor en las orcas cuya dieta es más rica en lípidos. El resto es agua de mar circundante ingerida accidentalmente y vapor de agua inhalado durante la respiración.

Contribuciones relativas de cada fuente de agua en orcas y delfines mulares.
Nicolas Séon

Nuestra investigación está proporcionando nueva información sobre la fisiología de los cetáceos, con importantes implicaciones para las cuestiones de conservación relativas a estos organismos. Debido a que estos animales obtienen el agua que necesitan para mantenerse hidratados de su alimento, la sobrepesca en ciertas regiones del mundo y el actual calentamiento global que está afectando a la distribución de las presas de los cetáceos son grandes retos para la preservación de la biodiversidad marina.


Este artículo ha sido coescrito por Isabelle Brasseur, Responsable de Educación, Investigación y Conservación de Marineland Côte d’Azur.

El proyecto OXYMORE cuenta con el apoyo de la Agencia Nacional Francesa de Investigación (ANR), que financia proyectos de investigación en Francia. Su misión es apoyar y promover el desarrollo de la investigación fundamental y aplicada en todas las disciplinas, y reforzar el diálogo entre ciencia y sociedad. Para más información, visite la página web de la ANR.

The Conversation

Nicolas Séon, Peggy Vincent y Romain Amiot han recibido financiación del CNRS en el marco del proyecto ANR OXYMORE.

Peggy Vincent et Romain Amiot ne travaillent pas, ne conseillent pas, ne possèdent pas de parts, ne reçoivent pas de fonds d’une organisation qui pourrait tirer profit de cet article, et n’ont déclaré aucune autre affiliation que leur poste universitaire.

Publicado originalmente en The Conversation

Por The Conversation

The Conversation US surgió de preocupaciones profundamente arraigadas por la calidad cada vez menor de nuestro discurso público, y del reconocimiento del papel vital que los expertos académicos pueden desempeñar en la arena pública. Independiente y sin fines de lucro, es parte de una red global de redacciones que se lanzó por primera vez en Australia en 2011. The Conversation comenzó sus operaciones en EE. UU. En 2014 y ahora también publica en Canadá, Reino Unido, Francia, Indonesia, África y España. así como Australia.