Desde controlar el aseguramiento “oportunista”, hasta proponer fórmulas mixtas de financiamiento…fue la multitud de opciones que  barajó un grupo de connotados expertos, durante la primera sesión de trabajo del foro de sostenibilidad del Seguro de Salud que concluye hoy en el Centro de Desarrollo Social (CEDESO), en barrio Vasconia.

De acuerdo con los especialistas, la búsqueda de la sostenibilidad del Seguro de Salud que administra la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), requiere soluciones multidimensionales que no solo tienen que ver con una medida, sino con una conjunción de esfuerzos relacionados con la búsqueda de otras fuentes de ingresos, la eficiencia, el mejor desempeño, la coordinación con otros actores y hasta la creación de una política de empleo.

El doctor Fernando Llorca Castro, presidente ejecutivo de la CCSS, consideró como una acción necesaria la mayor articulación entre instituciones  estatales como el Ministerio de Salud y una mayor alianza en el sector público y privado, puesto que aseveró que para la institución es muy difícil poder resolverlo todo.

Los licenciados Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia y el licenciado Alfredo Hasbum, ministro de Trabajo, reconocieron el papel que ha desempeñado la CCSS en la sociedad costarricense  y el reto que tiene ahora de procurar que lo se ha hecho bien se siga haciendo bien, sin abandonar la satisfacción que debe sentir la población por el servicio que se le brinda.

Los expertos, quienes participaron en la primera sesión del foro, reconocieron que se requieren nuevas fórmulas de financiamiento que no solo dependan del pago de cuotas obreras, patronales y estatales, sino que se requieren estrategias mixtas de financiamiento, en virtud de los cambios que experimenta el mercado de trabajo.  Cabe destacar que un 75% de los ingresos de la CCSS, se financian mediante la recaudación de las cuotas obreras, patronales y del Estado.

Los exponentes, especialmente Natalia Morales del Estado de La Nación, Helmut Schwrzer, representante de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) y el licenciado Juan Alfaro, viceministro de Trabajo,  reconocieron que la dinámica laboral que se está presentando en la actualidad en la que sobresale el desempleo, el subempleo, el crecimiento de la informalidad, el crecimiento del empleo poco calificado, la robotización de procesos y la acentuada tasa de dependencia de la población adulta mayor obligan a efectuar nuevos planteamientos para financiar la oferta de servicios que recibe actualmente la población.

A este cambio en la dinámica laboral, se debe sumar el envejecimiento vertiginoso de la población y los cambios en el perfil epidemiológico que ha experimentado el país en los últimos años, los cuales requieren intervenciones más complejas y costosas.

Martha Rodríguez, representante de la Unión de Empleados de la CCSS (UNDECA) lamentó cómo se le han dado obligaciones a la CCSS sin que necesariamente, se le transfieran los recursos presupuestarios para su respectivo financiamiento.

También consideró necesario eliminar los aseguramientos “oportunistas” mediante los cuales existen personas que se incorporan al seguro de salud, mientras les realizan un procedimiento quirúrgico o le suministran un tratamiento médico y  luego desaparecen del sistema.

Mientras tanto Miguel Shyfter Lepar, representante de la Unión de Cámaras, destacó la necesidad de impulsar modelos de aseguramiento por jornadas parciales y multipatronos como el esquema que aprobó la Caja Costarricense de Seguro Social, en agosto pasado, para asegurar a las trabajadoras domésticas.

El representante del sector patronal consideró que ese tipo de estrategias facilitan la incorporación y la protección de ese grupo de trabajadoras y se podría efectuar un esquema similar para atraer a otros sectores de manera que se flexibilice el aseguramiento.

También se consideró la necesidad de crear estímulos que permitan una mayor protección para la población femenina así como la población con edades que oscilan entre los 17 años y los 24 años.

El doctor Mauricio Vargas Fuentes, director de la Escuela Salud Pública de la Universidad de Costa Rica, destacó que adicionalmente se requiere un mayor entendimiento por parte de la CCSS y de las universidades para determinar las características de la formación que requiere el sector.

Todos estos ajustes, de acuerdo con los participantes en el foro, tienen que hacerse bajo los principios de salud universal que pregona la CCSS.  En la actividad está participando autoridades del sector de salud, especialmente directores  regionales de hospitales y de sede.