Supervivencia ideológica: Destruir el califato solo ha transformado al Estado Islámico

0

RT. Por mucho que a algunos les pudiese encantar, la máxima de Goebbels de que una mentira repetida cien veces se convierte en realidad, en la vida real y fuera de la propaganda rara vez sucede.

Desde diciembre de 2018, Donald Trump ha anunciado hasta 15 veces la derrota del Estado Islámico, pero la realidad es que el grupo terrorista sigue activo. Muy activo. De hecho, la mala gestión de los ‘últimos días del califato’, hace que todavía miles de prisioneros estén en campos de refugiados y no se puedan procesar debidamente. Lo único que se ha destruido son las estructuras que conformaban el califato en Siria e Irak. Acabar con su institucionalización del terror siempre es positivo, y ha sido un duro golpe para la organización, pero es insuficiente.

Los últimos acontecimientos han hecho recular al presidente norteamericano, cambiar su discurso y matizar sus palabras. Ahora considera que no es buena idea afirmar que se ha derrotado a ISIS. Recientemente explicó que al anunciar la victoria se refería únicamente a la expansión territorial del grupo terrorista, aunque sigue siendo parcialmente falso ya que en África y regiones de Asia ISIS tiene presencia estable.

Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo.
«El problema de menospreciar al Estado Islámico es que pueden volver. El grupo no era fuerte y letal por el califato. El califato solo era el resultado de su efectividad como grupo terrorista».Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo.

El domingo 21 de abril las calles de Sri Lanka se llenaron de sangre durante la pascua. Una de las familias más ricas del país organizó y cometió un salvaje atentado contra iglesias y hoteles en el que acabaron con la vida de más de 300 personas. El país no vivía un atentado tan letal desde la masacre de 1990 en la que los Tigres de Liberación del Eelam Tamil asesinaron a más de 600 policías.

El multi-atentado del Domingo de Resurrección lo reivindicó poco después el Estado Islámico y su filial Jama’at at-Tawhid al-Wataniyah, surgida en 2016. Simultáneamente a los atentados de Sri Lanka, en Arabia Saudí, intentaban atacar una sede de la inteligencia, aunque fracasaron.

Estos no han sido los únicos atentados del Estado Islámico desde la destrucción del ‘califato’. Solo en las dos primeras semanas de abril reivindicaron más de 100 operaciones.

Lejos de actuar entre las sombras todavía se permiten exaltar su salvajismo con videos de ‘razias’ en hogares de iraquíes a los que ejecutan en mitad del desierto, reivindican orgullosos sus atentados y continúan con degollamientos escenificados como el de un soldado de la Alianza Africana que combate a Boko Haram enNigeriael pasado 25 de abril. Es precisamente en África donde el Estado Islámico está creciendo. El 19 de abril anunciaron su primer atentado en la República Democrática del Congo coincidiendo con el anuncio de su nueva región o ‘wilayah’ en África Central.

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...