Sustento y valor de la familia tradicional

0
Carlos Araya Guillén, Filósofo (Dr.).
El periódico de la Iglesia Católica publicó en su última edición un reportaje titulado “La Familia no es una moda”.  Como respuesta a la presión mediática e ideológica que sufre la familia tradicional como elemento natural y fundamental de la sociedad.

 

En la información suministrada, dos distinguidos profesionales comparten sus ideas sobre el valor de la familia y el matrimonio como derecho humano y realidad institucional de carácter social.

 

El primero de ellos, el muy distinguido politólogo Claudio Alpízar afirma -recordando a Confucio (500 años antes de Cristo)- que “una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente”.  Es decir, el concepto de familia es ancestral, no fue inventado por el cristianismo y se ha fortalecido en su evolución histórica. Por eso, en nuestros días la “familia tradicional no es moda, es histórica, ha padecido crisis y remezones, pero los resultados demuestran que debe seguir siendo el fundamento primario de la sociedad… No es válido que los fracasos y las frustraciones personales terminen haciéndonos promotores de la desintegración de la familia tradicional. No deben ser las experiencias unipersonales las que definan la conformación histórica e ideal de una familia…”

 

El segundo, don Luis Fernando Calvo (administrador de empresas y director de la organización Opciones Heroicas), subraya sobre la familia  que “no es lo mismo que una pareja de esposos tengan hijos y que otra tenga mascotas en vez de hijos, y que ambas circunstancias sean iguales”. Además, “considera que los roles de padre y madre no son intercambiables… el matrimonio natural es necesario para la sociedad para evitar que esta se extinga… y esto solo es posible cuando se da la unión de un hombre y una mujer”.

 

En resumen, los dos intelectuales y académicos coinciden en señalar que la relación conyugal paternidad-maternidad es insustituible. La procreación es un don evolutivo. Una responsabilidad humana. Una institución natural y de escogencia en libertad. La decisión homosexual debe ser respetada y valorada en el contexto de una comunidad que acepta la presencia de la diversidad. Pero de ninguna manera la pareja gay puede ser colocada en la misma dimensión y reconocimiento constitucional que la familia tradicional.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...