Navegación de la etiqueta

Cuento

Homero

Eduardo Galeano. No había nada ni nadie. Ni fantasmas había. No más que piedras mudas, y alguna que otra oveja buscando pasto entre las ruinas. Pero el poeta ciego supo ver, allí, la gran ciudad que ya no era. La vio rodeada de murallas,…

El Canalón

Heinrich Theodor Böll. Estuvieron despiertos mucho rato, fumando, mientras el viento se paseaba por la casa, arrancando pedazos de pared y haciendo caer piedras; del piso de arriba saltaban trozos de revoque que se estrellaban en la planta…

El registro

Baldomero Lillo.  La mañana es fría, nebulosa, una fina llovizna empapa los achaparrados matorrales de viejos boldos y litres raquíticos. La abuela, con la falda arremangada y los pies descalzos, camina a toda prisa por el angosto sendero,…

Eveline

James Joyce. Sentada a la ventana vio cómo la noche invadía la avenida. Reclinó la cabeza en la cortina y su nariz se llenó del olor a cretona polvorienta. Se sentía cansada. Pasaban pocas personas. El hombre que vivía al final de la…

Un motivo de gratitud

Rodrigo Madrigal Montealegre.  Asistimos al American Club, un sábado, donde nuestro amigo Brick tuvo la suerte de conocer a Kirsten, una danesita excepcionalmente bella, delicada y discreta, a la que continuó invitando a las alegres…

Emma Zunz

Jorge Luis Borges. El catorce de enero de 1922, Emma Zunz, al volver de la fábrica de tejidos Tarbuch y Loewenthal, halló en el fondo del zaguán una carta, fechada en el Brasil, por la que supo que su padre había muerto. La engañaron, a…

Underwood

Enrique Jaramillo Levi La carta había demorado en llegar. La tenía ahora frente a los ojos, desdoblada, convulsa entre sus dedos. No lograba iniciar la lectura. Las letras se desdibujaban fundiéndose unas con otras como si el llanto las…

La fiesta ajena

Nomás llegó, fue a la cocina a ver si estaba el mono. Estaba y eso la tranquilizó: no le hubiera gustado nada tener que darle la razón a su madre. ¿Monos en un cumpleaños?, le había dicho; ¡por favor! Vos sí que te creés todas las pavadas…

Prisa

Octavio Paz. “Para algunos el poema es la experiencia del abandono; para otros el del rigor. Los muchachos leen versos para ayudarse a expresar o conocer sus sentimientos, como si sólo en el poema las borrosas, presentidas facciones del…

El Comerciante

Franz Kafka. Sin duda algunas personas se compadecen de mí, pero no me doy cuenta. Mi pequeño negocio me llena de preocupaciones, me hace doler la frente y las sienes, adentro, sin ofrecerme a cambio perspectivas de alivio, porque mi…