Navegación de la etiqueta

Jacques Sagot

Jacques Sagot: Mundo de pasarela

Jacques Sagot, Pianista y escritor. Todo hoy en día es pasarela.  Vivir es exhibirse, es ser para los demás. Vida social desprovista de interioridad. Superficie pura, relumbrón, máscara, universal glorificación del atuendo -y no olvidemos…

Jacques Sagot: Vértigo

Jacques Sagot, Pianista y escritor. El otro día tuve un momento de epifanía.  Oficiaba yo uno de los rituales más anodinos de nuestra postmodemidad: ir de compras.  Y es que ya no puede uno entrar a un supermercado sin que la experiencia en…

Jacques Sagot: Volver

Jacques Sagot, Pianista y escritor. Paz infinita de la alta noche en sombra.  Salgo de mi cama en lo más profundo de la oscuridad, guiado por un impulso que aún no alcanzo a comprender. ¡Seis años fuera de mi país!  A diferencia de García…

Jacques Sagot: Yolanda vive

Jacques Sagot, Pianista y escritor. El macho latino puede perdonarle a un mujer ser inteligente con tal de que sea fea, y puede también perdonarle ser tonta si es bonita.  Pero una mujer bella e inteligente es más de lo que su frágil…

Jacques Sagot: Color de eternidad

Jacques Sagot, Pianista y escritor. Dos son las condiciones indispensables en todo escritor que se atreva a abordar esa peculiarísima forma literaria llamada “memorias”.  La primera es, por supuesto, haber vivido.  La segunda, saber narrar…

Jacques Sagot: El Homo Emax

Jacques Sagot, Pianista y escritor. Nuestra era asiste al surgimiento de un nuevo personaje en la evolución de la especie humana: el homo emax.  El término -me duele tener que confesarlo- no lo he acuñado yo.  Cicerón lo utiliza un siglo…

Jacques Sagot: Sarita

Jacques Sagot, Pianista y escritor. La vi una sola vez.  Recuerdo apenas los ojos, ese punto de confluencia entre lo divino y lo terreno, donde la materia asume enteramente la forma del espíritu que la anima.  Eran grandes y desguarnecidos.…

Jacques Sagot: Amor no correspondido

Jacques Sagot, Pianista y escritor. ¿Quién dice que ya no se escriben cartas de amor?  ¡Pero si yo recibo docenas de ellas todos los días!  Sí, mis perplejos lectores.  Tórridas. Inflamadas.  Calcinantes.  Escritas en los términos de la más…