Camila Cassis y Teresa de Bastiani /Latinoamérica21

La retórica sobre la igualdad de género en Brasil nunca ha estado más presente, al igual que las historias sobre empresarias de éxito, el auge del universo femenino en la universidad, las noticias sobre una mayor presencia de comisarías femeninas y las demandas por abuso o acoso sexual con resultados favorables para las mujeres víctimas. ¿Signos inequívocos de un país que avanza hacia la igualdad de género?

Según el Índice Global de Brecha de Género 2023, Brasil ocupa el puesto 57 de 146 países en términos de igualdad de género. Se trata de la mejor posición que el país ha ocupado desde 2006, habiendo subido 37 puestos en el último año. Las mejoras más significativas que han provocado este ascenso se han producido en la política. Elegido en una plataforma de centro-izquierda y derrotando a un candidato abiertamente antifeminista, el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva hizo historia en su primer año al nombrar al mayor número de mujeres en puestos ministeriales del país y aumentar la representación femenina en el Parlamento en 2,9 puntos porcentuales.

Más allá de los índices globales, la igualdad de género en política también ha sido notable para las mujeres brasileñas. Un estudio reciente del instituto de investigación Market Analysis, en colaboración con la red WIN, reveló que el 41% de las mujeres cree que el ideal de igualdad entre los sexos se ha alcanzado total o parcialmente en la política brasileña. Esta cifra representa un aumento significativo del 16% desde 2018.  Un porcentaje aún mayor, que comprende más de la mitad de las mujeres (53%), cree que la igualdad de género también se ha logrado en las artes, los deportes, el hogar y el trabajo.

Los hombres son más elogiosos con estos avances que las propias mujeres, un fenómeno que se viene advirtiendo desde hace años y que puede tanto resaltar su compromiso con la agenda como exagerar la interpretación de unos avances que parte del universo femenino sigue considerando que se producen a una velocidad glacial y son más cosméticos que sustantivos. ¿Será que el sesgo masculino en la sobrevaloración de los avances de género es más un signo de una preocupante satisfacción mayoritaria que alimenta el conformismo social, fruto de la popularización del concepto de “igualdad de género” en las redes sociales, las escuelas, las telenovelas y los informativos, que un reflejo de mejoras concretas en la calidad de vida de las mujeres?

La encuesta Market Analysis/WIN revela los verdaderos colores de la desigualdad de género en Brasil: la gran mayoría de las mujeres afirma percibir que tiene menos oportunidades laborales y profesionales que los hombres (70%). En comparación con 2021, también ha aumentado el porcentaje de mujeres que afirman haber sufrido violencia física o psicológica en el último año (+6,4%) y el de las que dicen haber sufrido acoso sexual (+1,2%), experiencias traumáticas que se sabe que son recurrentes y poco denunciadas en las encuestas.

¿Qué puede haber en el fondo de esta tensión entre lecturas optimistas y admisiones pesimistas? ¿Qué fenómenos podrían explicar la discrepancia entre una percepción evolutivamente favorable a la igualdad de género en el público en general y los datos alarmantes sobre la inseguridad y la violencia dirigidas a las mujeres, así como las menores oportunidades profesionales para ellas?

Si no fuera porque las mujeres valoran muy favorablemente la consecución de la igualdad de género en los distintos ámbitos mencionados, podría argumentarse que es la percepción de los hombres la que eleva las estadísticas de satisfacción. Los hombres de más edad (mayores de 65 años) y los pertenecientes a clases socioeconómicas más acomodadas son tres veces más proclives que las mujeres a afirmar que se ha alcanzado la igualdad de género, especialmente en los ámbitos profesional, político y doméstico. Acostumbrados a la escasez o ausencia de mujeres en las dos primeras esferas, y a su sumisión en el mundo doméstico, es posible que baste un mínimo cambio en este escenario para que la valoración de los baby boomers varones y de aquellos con un nivel de bienestar muy por encima de la media considere suficientes los avances.

Tampoco es de extrañar que la educación tenga un efecto peculiar. Los hombres con un nivel educativo alto, es decir, universitario o superior, se unen al coro de hombres satisfechos: una mayoría (65%) ve progresos tangibles. Entre sus homólogas femeninas, es decir, las mujeres con máster, doctorado o MBA, menos de la mitad están de acuerdo en que la igualdad de género está cerca de alcanzarse en el ámbito doméstico.

Esta valoración optimista de la igualdad de género en Brasil se intensifica entre las minorías no heteronormativas. Mientras que la gran mayoría de los hombres homosexuales (70%) cree que se ha alcanzado la igualdad de género en el hogar, en las artes, en los deportes y en el trabajo, así como en la política, la mayoría de las mujeres lesbianas no está de acuerdo (65%). Para ellas, este ideal está lejos de alcanzarse, especialmente en la política y en el trabajo. Por desgracia, también han sufrido más acoso sexual y más violencia física o psicológica.

En este marco, debemos preguntarnos si estamos celebrando los éxitos alcanzados hace décadas, los avances meramente formales en los ordenamientos jurídicos y normativos, o la igualdad puesta en práctica en la vida cotidiana y en las trayectorias de las mujeres brasileñas. Lo primero debemos celebrarlo como historia; lo segundo, como derechos; pero si las niñas y las mujeres siguen siendo objeto de diversas formas de discriminación y violencia de género, el ideal de igualdad está aún muy lejos.

 

Camila Cassis es licenciada en Historia y Ciencias Sociales con posgrado en Ciencias Políticas (Unicamp) y analista de investigación en Market Analysis, consultora de opinión pública con sede en Brasil.
Teresa De Bastiani es licenciada en Ciencias Sociales por la UFSC (Universidad Federal de Santa Catarina, Brasil) y analista de investigación en Market Analysis, consultora de opinión pública con sede en Brasil.

 

www.latinoamerica21.com, medio de comunicación plural comprometido con la difusión de información crítica y veraz sobre América Latina. Síguenos en @Latinoamerica21

Por Latinoamerica 21

www.latinoamerica21.com, es un medio plural comprometido con la divulgación de opinión crítica e información veraz sobre América Latina.