CONVERSATION
Los jóvenes demandantes en el caso Held contra el Estado de Montana, de edades comprendidas entre los 5 y los 22 años, caminan hacia el tribunal con su abogado. William Campbell/Getty Images

Dieciséis jóvenes de Montana que demandaron a su estado por el cambio climático salieron victoriosos el 14 de agosto de 2023 de un juicio climático pionero en su género.

El caso, Held contra el Estado de Montana, se basaba en alegaciones de que las políticas energéticas estatales violaban el derecho constitucional de los jóvenes demandantes a “un medio ambiente limpio y saludable”, un derecho consagrado en la Constitución de Montana desde la década de 1970. Los demandantes alegaron que las leyes estatales que promueven la extracción de combustibles fósiles y prohíben tener en cuenta el impacto climático durante la revisión ambiental violan su derecho constitucional al medio ambiente.

La sentencia favorable a los jóvenes de la juez Kathy Seeley sienta un poderoso precedente sobre el papel de las “enmiendas verdes” en los litigios sobre el clima.

La demanda, vista en un tribunal de distrito de Montana, fue la primera en Estados Unidos en ampararse en el derecho constitucional de un estado a un medio ambiente limpio y saludable para impugnar las políticas estatales que alimentan el cambio climático. A la vista del éxito en Held, no será el último.

Una joven y dos niños escuchan a los abogados. Los jóvenes llenan dos filas de bancos detrás de ellos en la pequeña sala del tribunal.
Rikki Held, la principal demandante en el caso de Montana, en el centro sentada, conversa con el equipo legal de Our Children’s Trust antes del inicio del juicio el 12 de junio de 2023.
William Campbell / Getty Images

¿Qué es una enmienda verde?

La Constitución de Estados Unidos no contiene una enmienda verde, pero varias constituciones estatales sí.

Pensilvania, Montana, Hawái, Massachusetts e Illinois enmendaron sus constituciones estatales durante el movimiento ecologista de los años 70 para reconocer el derecho de la población a un medio ambiente limpio y saludable. Dado que estas enmiendas ecológicas son disposiciones constitucionales, funcionan como límites a lo que el gobierno puede hacer.

Los primeros casos en Pensilvania e Illinois que pusieron a prueba estos derechos constitucionales recién reconocidos tuvieron poco éxito. En la década de 1990, el Tribunal Supremo de Illinois había destripado la enmienda ecológica de Illinois, concluyendo que el derecho medioambiental no proporcionaba una base sobre la que un ciudadano pudiera interponer una demanda.

Sin embargo, en 1999, cuando las enmiendas verdes estaban prácticamente olvidadas, un único caso en Montana reivindicó discretamente el derecho constitucional de los montaneses a un medio ambiente limpio y saludable.

Lo presentaron grupos ecologistas locales por la calidad del agua de una mina de oro. En aquel momento, la legislación ambiental de Montana permitía al estado expedir permisos para proyectos que vertieran contaminantes en las aguas de Montana sin realizar ningún estudio ambiental. El Tribunal Supremo de Montana determinó que dicha ley violaba el derecho fundamental de los montaneses a un medio ambiente limpio y saludable y era inconstitucional.

Un grupo de personas camina por un bosque con árboles muertos a un lado.
Los bosques de Montana se enfrentan a nuevas amenazas a medida que aumentan las temperaturas. El pino carrasco, una especie fundacional, está cada vez más amenazado por enfermedades e insectos que antes no podían prosperar en su hábitat de alta montaña.
Chip Somodevilla / Getty Images

El siguiente éxito de la enmienda verde tardó 14 años y ocurrió en Pensilvania. A principios de la década de 2010, Pensilvania promulgó una ley estatal que otorgaba a la industria del petróleo y el gas el derecho a iniciar la fracturación hidráulica, o fracking, en cualquier lugar del estado. Esta ley impedía a los gobiernos locales tomar decisiones sobre el uso del suelo para restringir o limitar el fracking en sus jurisdicciones. El Tribunal Supremo de Pensilvania anuló esta ley estatal por violar el derecho constitucional de los ciudadanos de Pensilvania a un medio ambiente limpio y saludable.

La decisión de Pensilvania desencadenó una explosión de interés por las enmiendas ecológicas.

En Hawái, grupos de interés público empezaron a impugnar la aprobación estatal de la generación de electricidad intensiva en carbono alegando que viola el derecho de los hawaianos a un medio ambiente limpio y saludable. El estado se basa ahora en su enmienda verde para rechazar nuevas fuentes de electricidad intensivas en carbono para abastecer de energía a Hawái.

En 2022, Nueva York se convirtió en el primer estado desde los años 70 en adoptar una enmienda verde. Actualmente, Arizona, Connecticut, Iowa, Kentucky, Maine, Nevada, New Jersey, New Mexico, Tennessee, Texas, Vermont, Washington, y West Virginia están considerando adoptar enmiendas verdes.

Éxito en Montana

Basándose en las numerosas pruebas científicas presentadas en el juicio celebrado en junio, el juez Seeley determinó que los jóvenes de Montana están siendo perjudicados por el cambio climático que se está produciendo en ese estado y que esos efectos del cambio climático pueden atribuirse a la ley estatal que los demandantes impugnaban.

Seeley también determinó que declarar inconstitucional la ley estatal que prohíbe la consideración de los efectos climáticos durante la revisión ambiental aliviaría aún más el daño a los jóvenes. Por estos motivos, anuló la ley estatal por inconstitucional.

Este resultado sienta un precedente pionero en los litigios sobre el clima y demuestra una nueva forma de invocar las enmiendas verdes para provocar cambios medioambientales. Sugiere que en otros estados con enmiendas verdes, las leyes estatales no pueden prohibir la consideración de las emisiones de gases de efecto invernadero y su impacto climático durante la revisión ambiental.

La silueta de una familia que observa el humo del incendio Robert en el Parque Nacional de los Glaciares, cerca de West Glacier, Montana
El humo de los incendios forestales se ha convertido en una parte desagradable de la vida durante el verano y el otoño en algunas partes de Montana.
Robin Loznak / Getty Images

Sin embargo, Seeley dejó claro mucho antes del juicio que no tiene potestad para ordenar al Estado que elabore un plan corrector para hacer frente al cambio climático.

Además, la legislatura de Montana derogó las políticas estatales que promovían la extracción de combustibles fósiles apenas dos meses antes de que comenzara el juicio, y un juez no puede, por lo general, pronunciarse sobre la constitucionalidad de una ley derogada. Por lo tanto, si las políticas estatales que promueven la extracción de combustibles fósiles violan el derecho constitucional de la población a un medio ambiente limpio y saludable es una cuestión para otro día y otro caso.

Una portavoz del fiscal general de Montana dijo que el estado planea apelar la sentencia de Seeley.

Impacto en los litigios federales sobre el clima

No está claro cómo influirá la victoria de los jóvenes de Montana en los litigios federales sobre el clima. El caso federal sobre el clima de los jóvenes Juliana contra Estados Unidos, que se reactivó recientemente, se basa en las enmiendas Quinta y Novena de la Constitución de Estados Unidos, así como en el derecho consuetudinario doctrina del fideicomiso público. Ni la Quinta Enmienda ni la Novena Enmienda se consideran derechos medioambientales similares a una enmienda ecológica. Sin embargo, la doctrina del fideicomiso público ha sido relevante en la jurisprudencia de enmienda verde de algunos estados.

En los estados que tienen enmiendas verdes, los defensores del clima se basarán sin duda en el caso de los jóvenes de Montana cuando impugnen leyes estatales que promueven el cambio climático.

En los últimos años, hemos asistido a una erosión de nuestras leyes medioambientales a través de la política y los tribunales. Esto ha alimentado nuevas reivindicaciones legales de derechos medioambientales en EE. UU., Canadá y otros países.

Este fenómeno es el tema central de mi investigación, del que las enmiendas ecológicas son sólo una parte. Creo que en el futuro seguiremos viendo casos, como el de Held contra el Estado de Montana, en los que se invocan planteamientos basados en los derechos para abordar problemas medioambientales.

The Conversation

Amber Polk no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Publicado originalmente en The Conversation