Un nuevo mapa del hielo de Marte muestra que acceder a él sería tan fácil como usar una pala

Que hay agua en Marte ya no es ningún secreto. A principios de 2018, la NASA se hacía eco del descubrimiento de enormes reservas de hielo puro, es decir, agua con propiedades minerales congelada. De hecho, hay al menos ocho lugares accesibles con grandes reservas de agua congelada, y ahora, gracias un mapa publicado por el California Institute of Technology y la NASA, sabemos que es más accesible que nunca. En algunos casos, literalmente «está presente a escasos centímetros de la superficie».

De acuerdo al artículo publicado en Geophysical Research Letters, el agua congelada es un buen conductor del calor en comparación con el regolito típico marciano, por lo que la presencia de agua cerca de la superficie, así como su profundidad, influyen mucho en las variaciones de temperatura de la superficie. Los investigadores usaron esta influencia para crear mapas regionales y locales del hielo en Marte y el resultado es que, en ocasiones, el hielo está muy cerca de la superficie y en lugares donde un futuro aterrizaje sería factible.


No es solo una cuestión de beber agua

Mapa Este es el mapa que muestra la cercanía del hielo a la superficie. Cuanto más púrpura, más cerca está. La zona marcada en blanco representa una de las zonas más interesantes para futuros aterrizajes gracias a su terreno poco elevado y la presencia de hielo a menos de 2,5 centímetros.

La buena noticia de haber encontrado placas de hielo cerca de la superficie es que, como recogen los investigadores del California Institute of Technology, «podría ser explotado in situ para obtener agua potable, oxígeno respirable, etc., a un coste mucho menor que si se trajera de la Tierra». Es decir, los astronautas podrían, grosso modo, fabricar su propia agua para consumo. Es lo que la NASA llama ISRU, siglas en inglés de «Utilización de Recursos In Situ». En palabras de Sylvian Piqueux, autora principal del artículo, «no necesitarías una retroexcavadora para desenterrar este hielo. Podrías usar una pala».

Para conseguir hacer el mapa, los investigadores han usado los datos del MRO (Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA, por su siglas en inglés) y el Mars Odyssey con un modelo de regolito de dos capas asumiendo que el agua congelada es el material más bajo. En concreto, las herramientas han sido el Mars Climate Sounder (MRO) y el Thermal Emission Spectrometer (Mars Odyssey), que son dos instrumentos sensibles al calor.

«Nuestros resultados son consistentes con el hielo de agua generalizado en latitudes tan bajas como 35°N/45°S enterrado a veces a unos pocos centímetros por debajo de un material similar a la arena, con alta variabilidad lateral de la profundidad del hielo, y correlacionado con las características periglaciares», afirman los investigadores.

Este mapa podría mejorar la selección de lugares de aterrizaje en función de la presencia de hielo cercano a la superficie

Dichos resultados, continúa el equipo de investigadores, «constituyen un avance significativo en el contexto de la próxima exploración tripulada» ya que se centra en profundidades muy bajas fácilmente accesibles con poco equipo, proporciona cobertura regional incluyendo latitudes medias y producen mapas de resolución espacial moderada «relevantes para los estudios de selección de sitios de aterrizaje».

Evidentemente, para que eso suceda primero hay que obtener una muestra del hielo y analizarlo con detenimiento. No solo para saber si el agua es potable, que también, sino porque ese hielo puede darnos muchas pistas sobre la evolución geológica de este planeta vecino, lo que en última instancia nos permitirá saber si es viable o no vivir allí de forma permanente.

Una zona prometedora es el oeste de Arcadia Planitia, situado en el hemisferio norte marciano. Allí hay una enorme cantidad de hielo muy cerca de la superficie. En la imagen superior, más púrpura significa más hielo a menos de diez centímetros, y salta a la vista que es abundante. Las latitudes medias del norte son particularmente interesantes, ya que son zonas aptas para aterrizar gracias a su «baja elevación, inercia térmica medida y terrenos aparentemente lisos».

Sea como fuere, todavía hay que esperar para las primeras misiones tripuladas a Marte. Elon Musk espera hacerlo en 2024 y la NASA también planea hacerlo en 2033. El CEO de SpaceX, de hecho, afirmó recientemente que en 20 años y usando mil Starships se podría crear la primera ciudad sostenible en Marte.

Vía | NASA

El artículo Un nuevo mapa del hielo de Marte muestra que acceder a él sería tan fácil como usar una pala ha sido publicado originalmente en por José García

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...