USA: Elecciones de mitad de período 2018

0

Jorge Vilaplana, Economista.  

Preámbulo:

La estructura legislativa estadounidense se compone de dos cuerpos: La Cámara de Representantes, cuyos 435 miembros son electos cada 2 años y representan proporcionalmente la población de todos los estados y el Senado, el en cual cada uno de los 50 estados tiene dos representantes que se eligen por un período de 6 años.  Cada estado tiene un gobernador y su período es de 4 años salvo en el caso de Vermont y New Hampshire, en los cuales es de 2 años.

En noviembre de 2018 estaban en juego, aparte del 100% de la Cámara de Representantes, 33 Senadores, y 36 Gobernaciones.

La matemática de la Cámara parecía favorecer a los demócratas, quienes entraron en la contienda con 183 escaños sólidos a su favor (vs. 137 republicanos).  De la diferencia, solo habían 75 en juego, ya que 11 tendían a quedar en manos demócratas y 29 en manos republicanas.

No así en el Senado, ya que una mayoría de los estados en este ciclo tenían senadores demócratas, cuyos estados habían sido ganados por Donald Trump en 2016 y era muy probable que la tendencia se mantuviera, lo que ponía en riesgo varios puestos.

Con respecto a los Gobernadores, los republicanos mantenían una sólida mayoría: 33 republicanos, 16 demócratas y 1 independiente.

El proceso electoral está diseñado para maximizar el voto, ya que se puede votar por correo, durante dos o tres semanas antes de la elección hay urnas abiertas para voto temprano, y finalmente está el día de las elecciones.  No obstante, hay restricciones importantes.  Algunos estados requieren exclusivamente cierto tipo de identificación, otros quitan gente de los padrones si no han votado recientemente, los votos por correo requieren ser firmados y la firma se compara contra la firma en el récord estatal.  Si no apareces en el padrón, te permiten un voto provisional y tienes un período de unos días para demostrar que estás en derecho.  Adicionalmente, algunos estados reorganizan los distritos electorales para favorecer partidos políticos.

Para complicar las cosas aún más, en muchos lugares los jueces son elegidos por voto popular y con mucha frecuencia hay propuestas que son sometidas a voto popular, a veces con un lenguaje sumamente confuso.  En el sur de la Florida, en donde resido, había elecciones para el Senado y las Cámaras nacionales y estatales, altos funcionarios y comisionados estatales, 5 jueces, y 12 propuestas populares.  Las boletas vienen en inglés, español, y creole.  Cuatro páginas por los dos lados en total.  Si no has hecho la tarea en casa, el proceso es brutal en la mesa electoral.

Resultados y análisis

El ambiente preelectoral estaba sumamente revuelto.  La retórica divisoria del presidente Trump, la violenta batalla en el senado por la nominación del Juez Kavanaugh a la Corte Suprema, y la inteligente explotación hecha de la caravana de inmigrantes centroamericanos contribuyó a encender la masa electoral republicana.  Por su parte, los demócratas estaban envalentonados por algunos éxitos electorales previos y una gran participación de gente joven y de la mujer.

El saldo de la contienda arroja un victoria parcial favorable para los demócratas en la Cámara de Representantes y en las gobernaciones, lo que permitirá la protección de legislación progresista importante.  Sin embargo, las pérdidas en el Senado tienen implicaciones para el nombramiento de los jueces a la Suprema Corte.

Complicaciones con el proceso de conteo de votos, indicadas anteriormente, han hecho que algunas contiendas reñidas no hayan sido definidas todavía.  Más aún, existe legislación estatal que demanda el reconteo de votos si no se excede un umbral mínimo.  Así las cosas, tenemos que algunas elecciones de Gobernador y Senado en Florida, Georgia, y Arizona, no se han definido.  Así mismo, los resultados de las elecciones al Congreso por todo el país y en particular en California, continúan en el aire.

De lo que se sabe a la fecha tenemos que:

  • La Cámara de Representantes pasa a control demócrata, aunque no se sabe con qué holgura.
  • Los republicanos ganan Senadores en Indiana, Missouri, y Dakota del Norte, posiblemente en Florida. Pierden en Nevada, y posiblemente Arizona, que se inclina a los demócratas.  La más probable configuración es 2 independientes (Maine and Vermont) aunque suelen votar con los demócratas, 45 demócratas y 53 republicanos.
  • Los demócratas ganan 7 Gobernadores y pierden 1, quedando en 23. Georgia y Mississippi están por definirse.  Los republicanos mantienen 25.  Importante destacar que Illinois, Michigan y Wisconsin, estados del Medio Oeste que contribuyeron a la victoria del presidente Trump, vuelven a manos demócratas, quienes también ganan en Kansas.

Así las cosas, también es importante destacar:

  • Se estima que el voto aumentó de 91 millones en 2014 a 114 millones en 2018, el cual es un incremento de más del 20%, producto del fervor que la presidencia de Donald Trump ha generado en ambos grupos.
  • Los demócratas continúan ganando terreno en los suburbios, mujeres, y personas con estudios universitarios. Los republicanos continúan fuertes en las áreas rurales.
  • El año de la mujer. Se estima que cuando el polvo se asiente, habrán más de 100 mujeres en la Cámara de Representantes.  Actualmente hay 83.
  • Los demócratas eligen a un Gobernador abiertamente homosexual en Colorado, dos Congresistas musulmanas en Michigan y Minnesota y dos Congresistas nativas en New Mexico y Kansas.
  • Si bien el voto joven superó los números del 2014 (31% vs. 21%) quedó muy por debajo del 51% alcanzado en la elección del 2016.
  • Se debilita la coalición en el Medio Oeste que llevó a Trump a la presidencia, con los demócratas ganando en Michigan y Wisconsin, y recuperando terreno en Pennsylvania. Ohio se mantiene sólido en manos republicanas.  Consecuentemente, cualquier estrategia demócrata para descarrilar a Donald Trump requiere capitalizar en esos resultados, tal y como lo indicó el Senador de Ohio, Sherrod Brown
  • El presidente Trump demuestra que sus tácticas de división y miedo le siguen ayudando, con claras victorias en Missouri, Dakota del Norte, Indiana, y Ohio. Florida muy probablemente se sumará.  El presidente Trump, a instancias de Mitch McConnell, líder del Senado, trabajó fuertemente estos estados.
  • Las estrellas de la vanguardia demócrata, Gillum en Florida, O’Rourke en Texas y Shaw en Georgia no ganaron, lo cual pareciera indicar que un mensaje centrista para la elección del 2018 puede proveer mejores resultados.
  • En Florida, a pesar de que probablemente la gobernación y un puesto en el Senado lo pierden los demócratas, dos puestos de la Cámara de Representantes cambiaron de manos. La aprobación de la enmienda para habilitar el voto a los expresos representa cerca de 1.5 millones de votos, aproximadamente el 10% de la masa electoral.  Queda por verse qué rumbo tomará este grupo tan significativo de votantes.

Finalmente, la marea azul de los demócratas fue lo suficientemente fuerte para que puedan tener un grado de confort, sin embargo, el mensaje enviado al presidente Trump no fue tan contundente como algunos habíamos deseado.  La crisis existencial que llevó a Trump a la presidencia no se ha resuelto y el país continúa dividido, sin identidad clara, quedándose estacionario en la patanería, altanería, oscurantismo, anglo centrismo, e insensibilidad que ha caracterizado a este gobierno.  Queda por verse qué tan efectivo será el próximo congreso, ya que tienen mucho que perder si no proceden con inteligencia y buen olfato político.

Referencias

Comentarios

Cargando...