Venezuela

0

Luis Paulino Vargas Solís, Economista (Ph.D).

Intento imaginar alguna referencia metafórica sobre la situación de Venezuela. Solo se me ocurre una: una bola de nieve que ha venido precipitándose y agigantándose cuesta abajo, a lo largo de años. Hoy ha alcanzado dimensiones monstruosas.

Un país que sufre una crisis económica así de terrorífica, es un país que inevitablemente se vuelve inviable. Hoy día, el PIB venezolano tiene un nivel similar al de inicios de los años noventa, más de un cuarto de siglo atrás. Pero medido por habitante, el retroceso es mucho más dramático: se sitúa muy por debajo del que tenía a inicios de los años ochenta.

No dudo que si Costa Rica viviese una situación que fuese la mitad de catastrófica, política y socialmente nos convertiríamos en una caldera hirviente. ¿Cómo se pudo caer en un abismo de tales dimensiones? Seguramente hay factores externos que influyeron, pero algo a lo interno ha de haberse hecho muy mal.

Para ilustrar esto último, baste recordar que la producción de petróleo, a cargo de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), ha caído al nivel de 30 años atrás. Hoy Maduro quiere perpetuarse en el poder, respaldado por tipos tan impresentables como Putin y Erdogan. Y Guaidó –un desconocido que algún genio se sacó de la manga– se juramenta a sí mismo, respaldado por tipos tan impresentables como Bolsonaro y Trump.

Es una tragedia de dimensiones siderales ¿Qué le espera a Venezuela? No lo sé. Incluso si se lograse dialogar para reencauzar las cosas por vías racionales y democráticas, recuperarse de semejante calamidad llevará décadas.

 

Luis Paulino Vargas
El autor de formación en sociología, ciencias políticas y economía, es Director Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE-UNED) y Presidente Movimiento Diversidad Abelardo Araya. Recibió el Premio Nacional Aquileo Echevarría.

Del mismo autor le podría interesar:

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...