Víctor Valembois: Aldea y aldeanos, de Martí en adelante

Acabo de presentar una antología del pensamiento de otro pequeño-gran hombre: José Martí (1853-95). A él le dedicamos una escuela y un liceo; tiene también un pequeño busto en el Parque Nacional…. y hasta un club campestre… pero no conocemos su pensamiento porque, como era cubano…. Muchos piensan que era comunista….

0

Víctor Valembois. Escritor y Catedrático universitario.

Por una razón familiar, me he escapado cinco días a Quito… y no se me quita pensar en paralelo, comparando. Lo siento por el ombligo local, tan polo como egocéntrico, pero en la comparación me quedó con la más cosmopolita capital de Ecuador.

Verdaderas raíces indígenas tiene, por más de la mitad de su población, aparte de que se le nota más integrado al conjunto andino, allí donde el costarricense cada dos por tres se ufana de ser “diferente” de su contexto. Lo es, y en varios aspectos, pero se comporta como “insular”: aludo por supuesto al tremendo, ¡autocrítico ensayo “La isla que somos”, de mi maestro Isaac Felipe Azofeifa, domingueño auténtico, ¡pero además con pasta universal!

Viene de lejos, esa identidad propia del Ecuador. Está celebrando doscientos años de independencia de España, como nosotros, pero ya en 1632 existía y tenía identidad propia. (Un franciscano flamenco, de mi tierra pues, después de naufragar cerca de Nicoya, dentro de las tropas de Almagro llegó a ese país de altura (literalmente) décadas antes de nuestro país.)

Con varias décadas más de existencia como país, que Costa Rica, se nota un ambiente diferente. La capital y varios lugares en el entorno y hasta el puerto de Guayaquil aspiran y transpiran más aire cosmopolita: no lo tiene en forma artificial, sino que a la vista está: uno puede perderse entre sus calles coloniales y toparse en la siguiente cuadra con distritos muy modernos. Anduve por allá por el parquecito Costa Rica: tiene un busto del Dr. Calderón Guardia.

Ahora bien, escudándome en una autoridad panamericana, no me deja el recuerdo emocionado de un texto, “Nuestra América”, de José Martí, publicado en 1891. Lo estudiamos con mis alumnos. Cito algunas ideas, al vuelo:

-Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal que él quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezcan en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal. (…)

-Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra. No hay proa que taje una nube de ideas. (…) Los pueblos que no se conocen han de darse prisa para conocerse, como quienes van a pelear juntos.

-Nuestra Grecia es preferible a la Grecia que no es nuestra. (…). Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas.

-El problema de la independencia no era el cambio de formas, sino el cambio de espíritu. (…) La colonia continuó viviendo en la república.

– Éramos una máscara, con los calzones de Inglaterra, el chaleco parisiense, el chaquetón de Norteamérica y la montera de España.  (…) Éramos charreteras y togas, en países que venían al mundo con la alpargata en los pies y la vincha en la cabeza. El genio hubiera estado en hermanar, con la caridad del corazón y con el atrevimiento de los fundadores, la vincha y la toga;

– El vino, de plátano; y si sale agrio, ¡es nuestro vino! (…) Los pueblos han de vivir criticándose, porque la crítica es la salud; pero con un solo pecho y una sola mente.

Pensar es servir. Ni ha de suponerse, por antipatía de aldea, una maldad ingénita y fatal al pueblo rubio del continente, porque no habla nuestro idioma, ni ve la casa como nosotros la vemos, ni se nos parece en sus lacras políticas, que son diferentes de las nuestras;

-(el problema)… puede resolverse, para la paz de los siglos, con el estudio oportuno y la unión tácita y urgente del alma continental.

¡Bueno! Acabo de presentar una antología del pensamiento de otro pequeño-gran hombre: José Martí (1853-95). A él le dedicamos una escuela y un liceo; tiene también un pequeño busto en el Parque Nacional…. y hasta un club campestre… pero no conocemos su pensamiento porque, como era cubano…. Muchos piensan que era comunista….

Pues… no voy a detallar… porque en pura polada, la población local se pone quisquillosa porque no aguanta comparaciones; susceptible hasta la médula, no soporta crítica fundada. (El sustantivo último viene de “kriteiv”, en griego, que significa “diferenciar”…) Pues sí…. ¡No confundamos el grano con la paja…!  Tengamos identidad nacional, pero con apertura cosmopolita, jamás con chovinismo cerrado…

([email protected])

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box