Víctor Valembois: Baden Powell ¡un “scout”, explorador cosmopolita!

Víctor Valembois.

Me encantan las biografías y podría comparar dos recién leídas: la de José Stalin (1879-1953), un tanto eje del mal y colectivista, frente a Roberto Baden Powell (1857-1941) insuflando motivación amorosa en todo individuo. Vaya contraste, ¡si el ruso hasta fue monaguillo para después ser el arquitecto del totalitarismo, matando por millones gente de su propia Georgia! En contraste: Baden Powell fue puro idealismo.

Este inglés era soldado de un imperio colonialista… pero retrocaré que “BP”, por su actitud, no era precisamente representante de la British Petroleum; al contrario, no solo era devoto cristiano (hijo de un pastor) sino hombre que, tanto en calles de Londres como en África del Sur y por doquier se preocupó por la juventud dejada al garrete.

Es así como viendo tanto desamparo juvenil se pone a pensar en un movimiento juvenil que no era militar ni militarista (pese a llevar un uniforme que puede hacer pensar por esa línea) pero daba a tanto joven desamparado un encuadre motivado por ideales humanistas.

Está primero la cuestión de la actitud: el “scout”, vocablo inglés por “explorar” con los ojos abiertos, hacia la naturaleza, el entorno, y la gente, cultivando un ideal de apertura y de servicio: es el contenido del “be prepared”: el estar listo, actitud cristiana y universal.

Portada original del Fascículo 1 de Escultismo para muchachos.

El núcleo formativo que instrumentalizó don Roberto fue la “patrulla”, terminología militar, de acuerdo, pero que él transformó en una unidad educativa y operativa, distinguiendo edades: “lobeznos”, “jóvenes exploradores” y sus hermanos mayores, forjando una mentalidad que deja huella de por vida (doy entusiasta testimonio de ello: de allí mi reconocimiento emotivo en esta semblanza).

Aprovecho de comentar aquello con motivo del cumpleaños de BP: el 22 de febrero; desde 1857 hasta la fecha, gente hay que nace necesitada de estar rodeada y reforzada por un medio cerrado. Revela permanente auto-alabanza que en el fondo mucho tiene de auto-defensa. La formación y vivencia postuladas por Baden Powell, de hecho iban en sentido contrario, en un enfoque hacia un mundo-uno, cosmopolita, más allá de prejuicios localistas, chovinismo patriotero y otras limitaciones.

Además de la alabanza de un líder juvenil, despliegue admiración por una población finalmente vencida por el imperio británico allá en la punta sur de África: al lector le habrá llamado la atención su idioma, el “afrikáans”: entre otros con el hospital “Grote Schuur” (donde se efectuó el primer trasplante de corazón); asi también: los “boers”, “apartheid”, etc.: todo eso resulta puro neerlandés (“holandés”,como lo reducen erróneamente aquí) el idioma combinado de los Países Bajos y el 55 % de la población belga.

Termino pidiendo disculpas por un aparente chovinismo que parece impregnar los párrafos anteriores, pero aproveché la evocación de un líder que conviene conocer más también aquí, para hacer frente a una juventud que, tristemente se nota, solo vive de noche entre drogas y graffiti.    (valembois@ice.co.cr)

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...