Victor Valembois: El clitoris de Clitemnestra (¿o era de Cleopatra?)

0

Víctor Valembois. [email protected]

De este bosquecillo, desde tiempos ancestrales existen mapas, pero mejor hagas caso a tu personal GPS (ganás por sorpresa). También es un localizador y funciona sobre posicionamiento, solo que sus dominios se limitan a un triángulo mucho más reducido.

Primero te toparás con una foresta de pelillos, negritos, negritos, tupiditos. Espesa, como llena de colochos. Por supuesto en este momento te interesará un pepino* la etimología de ese sustantivo último, que remonta al nahua colota: es como un alacrancito. Pues yo sé de tus ganillas, pero mejor también abra tus ojillos y estés  preparadita, por si este bichos, las moscas… ¡y los mosquitos!

Franquearás a puro dedillo senderos y trillos tan misteriosos como la primera vez cuando, pupilo, te aventuraste hasta esta orilla. Suba a crecer, baje a nacer, ¡éntrele a nacer, manito*!  ¡Ponte en guardia pero no impacientillo!  Nando, andando: sea scout, explore, explore y explore.

No se trata de ninguna vesícula*, aunque lo biliar algo tiene que ver en lo acopladito que puedan estar ambos…  Solita* ella no quería estar, pero acompañadita sí… Tiene la llavecita… y al final, como en la menuda vorágine aquella, ¡se los tragó la selva!

Aprenda a bucear las cavidades. Te enseñarán Adelita, Albertina y Adelaida (una triple A que esos americanitos envidiarían). También Camilita, Carmencita y Ceci. Son de la tercera letrita y… faltan como dos docenitas. (Pero la suegrita insistía en un requisito: ¡sin anillo no hay fondillo!) Arde Troya… y San José. C´est la vie, dijo el otro, presumiendo en franchute, “pero no se la toqué” retrocó el otro.

Mirándolas de reojito, entre florcitas, ¿por qué se parecen la orquídea y el clítoris?  (Ese cosito debería ser una cosita, dijo ella)  ¿Pero qué me atrae tanto?  ¿Son tus labios delineaditos, son tus perjumenes* embrujaditos?

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...