Víctor Valembois Verbiest. Escritor y Catedrático universitario.

¡Qué va!  Mi honorable amigo Eugenio Herrera, con noble insistencia y mejor tacto invita a que yo me tire a la piscina. Pues… ¡a la electoral, no, por favor, líbreme Dios!  Pero sí, acepto su solicitud a escribir en esta su revista que él, paradigmáticamente identifica como la Revista.

Equivocados andan algunos al considerar que los pensionados no tenemos nada que hacer… Algunos como yo, seguimos pluri-empleados. Entrando ya en materia de lo cosmopolita: uno se sorprende cómo a los “viejos” los suelen marginar aquí, comparando yo la estructura demográfica y hábitos culturales en los dos márgenes del mismo Océano Atlántico. Desde un lado, el belga, por pocas décadas iniciales y en entre Chile y aquí, ya desde hace medio siglo.

Esa permanente tensión transatlántica en uno me hace proponerle a don Eugenio con alguna frecuencia, que no creo logre semanal, presentar unos pocos párrafos cada vez en torno a una bipolaridad complementaria: el sentir cosmo-polita versus… lo “polo” local.

Por un lado, me siento mucho más afín, simpatizando, conversando y hasta divergiendo, con base en un sentirnos no amarrados a un pedazo específico de tierra. En mi caso, definitivamente resulta así por mi postura intelectual… “No soy de aquí ni de allá” ni desde mi propio uso del lenguaje. Habiendo aprendido a balbucear español en Madrid, coño… me queda un deje de allá…. Siguieron décadas de profundo roce chileno y ahora, con otra paleta de años… aquí, en lo que ustedes mismos con cariño llaman Tiquicia.

Sin embargo, ¡levantemos la copa para las personas que hasta el final de sus días alaban y glorifican ese territorio como “nec plus ultra” (no habría mejor), regalo divino, lo bello plasmado para siempre, lo mejor para la eternidad. Faltaría perpetuar ese veredicto con una estatua ecuestre al fundador de ese territorio, además, cómo, no una placa bastante grande donde quepan todos los nombres de los adictos a esa percepción. Pero para mí… lo “polo” desemboca en la polada, no por nada costarriqueñismo (y reciente)

Por lado y lado de esas perspectivas puede haber cruces: en mi tierra de origen cabe gente sin querer otra cerveza que la propia (la Stella Artois, entre más de 200 posibilidades); y, cómo no, aquí también, entre “polos” que no faltan… hambriento puede haber por más perspectiva universal. De mi parte, al escribir más de una vez “cosmo-polita”, con ese travieso guión cómplice… pues ya saben: me río en la barbilla.

Eso sí, ¡ojo!  En cualquiera de los extremos… el lector me tendrá refunfuñando.

Victor Valembois

Por Victor Valembois

Víctor Valembois es un académico con una licenciatura en Filología Románica por la Universidad de Lovaina (KUL) en Bélgica. Ha vivido en Costa Rica por más de 35 años. Ha estado vinculado con la Universidad de Costa Rica y la Universidad Nacional.