Victor Valembois: Me dio arroz con mango

0

Víctor Valembois. valembois@ice.co.cr

  • No es lo mismo un vaso medio lleno que un vaso medio vacío: pues depende, si refiere a un chatito de vino (el resto ya se fue) o si es agüita de la quebrada. Me van a decir que es un tantito mal intencionado si pregunto cómo anda el medio im-paciente: ¿solo “un poco pasado de tragos”?
  • Cuidar el medio ambiente es fatal: por eso estamos como estamos. ¿Cuándo empezaremos a cuidarlo de manera completa, integral y continua? Si no, no tiene re-medio el medio.
  • Claro, por equidad de género, cuidemos también a los medios de in-comunicación y a las medias*. El otro día le mostré una foto mía con mi media naranja… No le gustó el color.
  • “A ver si me baño un poco” dijo ese. Pero solo ofrezco medio baño. Cosa de arquitectos cochinitos*. Igualito, cambiecillo más, cambiecillo menos, con los que se lava los dientes en carrerita.
  • Aquella doncella nació bajo el signo de virgo, pero ella no practicaba (digo, la astrología, pero sí, la virginidad, bueno, más o menos);
  • Lo mismo, con la honra: ya lo dijo don Julio, el de Acosta: si hay pesetas de por medio, no hay honra y sanseacabó.
  • A mi, con medias verdades… que quede bien clarito: si uno dice que le dio penilla significa la pequeña vergüenza que va de por medio. (Cuidado, un poca vergüenza es otra cosa). Con su pancito se lo come.
  • Quizá (es decir afirmo un poquito que sí y otro poquito que no, por las dudillas), es mediocre el que medio practica lo que menos que más cree…
  • Ese cliente en el restaurante se quejó que la langosta era un tanto estrecha. Claro, el mozo se hizo el Rodríguez. ¿O será medio tonto?
  • Por lo de la época y no parecer más o menos anticuado, más vale corregir la famosa frase de Descartes: la verdad, la puri-tica verdad, es que quien piensa (a medias), luego ni existe enteramente porque lo entienden más o menillos, entre solo medio centenar de palabrillas que apenas mas-tica.
  • Luego, ¡qué pena don René! Eso de existir, no lo dejemos para luego, ahorita es la cosa: que con tantas deudillas y cuotas, apenitas si estamos pasándola, bueno maso, maso.
  • Así también, en el campo político: de tanta de-liberación y de compromiso queda-o en promesa, ese partido por la mitad, no ganó la partida.
  • El promedio de los coterráneos es así: en los trabajos, el chapucero, chapa el hombrecillo ese, medio se presenta, medio trae la herramientilla que ocupa, termina más o menos su trabajillo, total medio camaronea y con la paga se enoja como camarón que se durmió: el otro se fue con la otra mitad del trabajo.
  • Señalaba John Stuart Mill que, entre la verdad y la falsedad de una proposición, hay una alternativa, cabe un término medio. Es la falta de sentido.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...