Víctor Valembois: Nada de deschave con Chaves, ¡concatenados pa´lante!

Bienvenido, pues, a partir de hoy 8 de mayo 2022, un presidente que por pura política parecía algo populachero; nada deschavetado, parece tener agallas. A él y a su equipo, todo lo mejor, en mar revuelto, por dentro y por fuera del país.  Pero la “policía” no la hacen solos, los políticos: ¡concatenados todos!

0

Víctor Valembois. Escritor y Catedrático universitario.

No me gusta mucho la política; y, en general, a los políticos hasta menos… pero son un “mal” necesario. Con base en ello vivimos en una comunidad, que los griegos llamaron “polis” (y de allí, por ejemplo, en español: política y policía; no refiere solo a cuerpos represivos, sino muy al contrario, también a la organización teórica y práctica que nos  rige; es el comportarse “como Dios manda”, no en horda donde ladra el más fuerte: sociedad… no “suciedad”, tropa atropellada.

Ahora bien, si escribo en tono de chascarrillo, de entrada subrayo que…  chusma, polada salen sobrando: en lo local, apuntemos hacia arriba, hacia mejor. Vivimos en un solo planeta que por poco estamos dejando inhabitable; y que quepa afán cosmo-polita.

Aquí quiero limitarme a un breve recorrido, comentando de los presidentes que he conocido desde aquel ya remoto enero 1974, cuando llegó una pareja chilena-belga: enlazados todos, ¡en el mismo bote!

Asistimos por 14ª  vez ya a la toma del trono … empezando con lo que los ticos consideran como la esencia de la democracia: las elecciones. Sí, ¡lindo resulta ver un carro con no menos de ocho banderas y otro folklore del momento! Pero la serpiente se come la cola.

A como uno entre otros aplaude la supresión del ejército en este país, fue duro, durísimo comprobar que el gestor de esa epopeya fue capaz de varias trastadas. Ya lo comenté y me queda grabada la admisión de Robert Vesco, millonario ladrón yanqui; rebasando el vaso…¡escribirle sus cartas, todo con la polada de que “el dinero no tiene olor!”

Siguió trastocada la “Liberación”: su sucesor, muy docto filósofo Oduber, como también lo comenté, al mismo tiempo que tiene una descomunal estatua en el Parque Morazán… a la larga resultó más concentrado en un bisnes, el de exportación de narcótico. ¡Válgame Dios!

¡Rodrigo Carazo! Digno caballero en lo interno (se separó de “Liberación” por corrección ética, entre otros, echando a Vesco) y en internacional… muchos costarricenses no comprendieron su lucha con las instancias financieras. Tan valioso como incomprendido.

Don Luis Alberto Monge: el ascenso social es posible, nada de chusma ni polo. Tuve oportunidad de valorarlo en esa dimensión, hasta en su casa. Ya con Costa Rica en el ojo de la tormenta …

A Don Óscar Arias, en antípoda social y educacional al anterior, durante sus dos mandatos (1986-90 y 2006-2010), mi aprecio. ¡La paz! mucho más valiosa que esas nefastas palomas (cuitas incluidas) en la Plaza de la Cultura que él contribuyó a lograrla; también con ojo por lo cultural-urbano, fuera del cuchitril que tantos todavía consideran como “típico”, “nuestro”.

A don Rafael Ángel Calderón (1990-94) le debo perenne gratitud, por su perenne gesto respecto de una señora que él nunca vio: Yvonne Clays, la legítima esposa de su padre. Y no digo más, en esta aldea algo ingrata con ella.

Don José María, de nombre y apellido de su padre: gran estadista pudo ser (1994-98), por estirpe, por su conducta personal y como jefe de estado, no lo monto a la tribuna.

Diferencia, eso, con don Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002) caballero elegante, economista eficiente. Virtus latina traducida al trópico trepidante. Gracias.

Luego pasó por la presidencia don Abel Pacheco (2002-2006), pedestre presidente, al borde a veces de lo pachuco con pantalones, en una serie ya entonces de 44 jefes de Estado.

Paso de una vez -por fin- a una dama: de empuje, fina herencia de su estimado padre. Del 2006 al 2010, nada que reprochar. Luego, de la aldea -terrible trocha incluida- a lides internacionales.

Viene finalmente un binomio “igual pero distinto”, según una de esas frases que don Pepe popularizó: mi colega “Luisguille” Solís (2114-18) y el saliente mandatario Carlos Alvarado (2018-22), de idéntica cuna política, ¡cuán diferente!  Tiro más hacia el segundo, porque detrás estuvo, digna y diligente: doña Claudia: ¡y no es cualquiera que renuncia a su pensión, legal y bien merecida!

Bienvenido, pues, a partir de hoy 8 de mayo 2022, un presidente que por pura política parecía algo populachero; nada deschavetado, parece tener agallas. A él y a su equipo, todo lo mejor, en mar revuelto, por dentro y por fuera del país.  Pero la “policía” no la hacen solos, los políticos: ¡concatenados todos!

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...