Víctor Valembois: Por senderos campestres, una visión cosmopolita

Víctor Valembois.

Cuando recibí el libro que comentaré, no me imaginé que -tan localista de apariencia- nos sigue dando lecciones de cosmopolitismo.

Refiero a “Sur les chemins noirs” que más vale no traducir literalmente porque remite no al color negro muchas veces deprimente, sino más bien a “caminitos, trillos, senderos” y así.

Por suerte, pese a una tremenda caída y no menos de diez días en coma, Sylvain Tesson (1972-…), el autor francés, nos cuenta su historia: se salvó de una caída de como diez metros, con un montón de huesos rotos… pero su canto de amor a la vida, aquí lo tenemos.

De la calidad literaria de su texto da fe el editor: nada menos que Gallimard, prestigiosa casa que siempre promete -y cumple- con aportes de primera, en lo artístico, además, con un impactante mensaje de vida, qué digo: de goce de vivir.

El relato autobiográfico refiere a una travesía a pie -no menos de dos meses y medio- que él se asignó como cura y santo remedio; felizmente -tanto para sus lectores autóctonos, como para nosotros en este rincón beatífico- la travesía por caminos vecinales de Francia adquiere calidad de mensaje universal, cosmopolita como prefiero llamarlo.

No es para menos: ahora modernos aviones, en cuestión de horas nos transportan a miles de kilómetros, pero saltando casi de un aeropuerto (como el nuestro, el Santamaría) a otro… con diferencias notorias de tamaño, sí… pero básicamente con las mismas monótonas estructuras de abordaje, de recuperación de maleta, etc. Boring, aburrido, le digo.

En cambio: cómo les agradezco a dos “ciclistas intermitentes” (como ponen en su dedicatoria) el dejarnos -yo, con mi mini-comentario- unas ganas, una fuente inagotable de buscar que sea formas de combinar viaje no solo con transporte horizontal, sino profundidad de miras.

Lo más extraordinario es que si bien el autor constantemente procura como quien dice esconderse, desde el principio trasluce su confesión: es por andar bebido que ha caído estrepitosamente y de allí que su relato adquiere visos de testimonio, ¡hasta de confesión!

De allí en adelante todo resulto expiatorio, empezando por Tende, una cresta montañosa que separa Francia e Italia; confiesa estar “recuperando mi salud por el movimiento (22): señala que los borrachos rusos alzan sus copas diciendo: “mañana estaremos peor” (31).

Todo el relato consiste entonces en salir de su cueva de etílico hacia el descubrimiento de su propio país y de allí, en salto que el arte favorece, a dar un testimonio planetario: allí, digo yo, nos quebramos los huesos nosotros, por estar, desde la misma educación auto-céntrica, acostumbrados a la pura alabanza de nuestra islita: maestro Isaac Felipe Azofeifa, en la zaga de Omar Dengo y García Monge y otros se abrieron al mundo -con estudios en Chile y regresando con ojos abiertos.

Es que “la geografía humana es una forma de historia” (60). Puede haber fracaso a la vista: Stefan Zweig, el enorme escritor germano… se fue a suicidar en Brasil… ¿para qué? (74). En cambio, “suba a nacer conmigo” incita Pablo Neruda, él mismo un ejemplo de ascenso de la aldea cerca de Temuco, en Chile, al mundo (80).

Con un toque chovinista observo que el autor cita también el caso de mi Brueghel (107), que a patita se fue hasta Italia… primero a limpiar los pinceles del maestro, después…de regreso a su tierra plasmó sus cuadros universales. Escribo con algo de rabia, porque para estudiar a esos maestros de mi tierra debo ir a Madrid (al Prado) o a Viena…

Los inconvenientes, los “hándicaps”: ¡nos dan fuerzas!  Cita el autor el caso de Elisabeth Barillé… bastante sorda: “condenada a la aventura en profundidad” (117). Va otro grito, del autor dentro de texto tan poético: ¡abajo el chovenismo! siendo que la palabrita proviene del torpe nacionalismo de un compatriota de él, de nombre Chauvin… Vaya confesión, la de él “para nosotros que demasiado nos pensamos “centro del mundo, encargados de una misión universal” (137).                  (valembois@ice.co.cr)

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...