Víctor Valembois. valembois@ice.co.cr

Aunque sea con el rastrillo, por el ejercicio filo-lógico o por lo filo-loco, rastreo… Parezco el mismo mono con el mismo rabo. Compruebo que esos referentes reducidos, rabia y rabillo, remontan al romano y tienen raíces escape-lógicas.

Pero, siempre según el responsable diccionario, fuera de toda razón, la escatología puede ser “relativa a las postrimerías de ultratumba” o “relativa a los excrementos y suciedades”. El resultado de ambos es radicalmente humano, rumano, rodesiano y de otras regiones: rara resurrección o repugnante reducción; y todo revuelto. Aquí, claramente, refiere a asuntos entre el redondo ombliguito* y la rodilla.

Pero otra vez, rabioso romero, debe razonar y reconocer que su rabia, no es que le acerca al rabo, pero sí al perro, con o sin rabo. Malas pulgas o gajes de creatividad de la lengua, y de la gentecilla usuaria, que funde y confunde…

Además, sorprende la polisemia, por ejemplo, de “rabo”, a partir de usos costarricenses, no para rabinos ni rusos. El rabillo puede referir a la colita, como al pezoncito (recalca el mataburros: “rabillo. (Del dim. de rabo). m. pezón (‖ rama pequeña)”. Ah, ahora entiendo la seno-filia*.

De allí se pasa a rabo de zorrita como, reza: “coloq. Cosa que cuelga a semejanza de la cola de un animal” y renglón seguido: “vulg. Pene del hombre”. Oiga, Rodolfín, repose un rato, porque resta reportar para este rinconcito: “7. m. coloq. Col., C. Rica y Ven. trasero (‖nalgas)”, y “8. m. C. Rica. Persona que gusta de andar siguiendo o acompañando a otras.”

Como rabo de chancho quedamos marcados en todo el relato, porque también hay rabo de ratón, que es el alacrancillo. Y cuidado agarrarle a alguien del rabo, que es “encontrarse en situación de escasez económica”. Cogerle a alguien del rabo, es posible también por esas regiones, donde a uno hasta lo miran… con el rabillo del ojo. ¡Qué confusión espacial anatómica! Resta referirme a “parar el rabo”, es decir, “salir corriendo”.

Robertín me reclama que eso requeriría retomar y revolver el rollo. Ruego no me reciba con rabioso rencor*. Total, que, respecto de rabo y rabillo, todo resueltamente procto-lógico. Raro, no me recortaron el rabo todavía… ¡A mi que me registren! Remedio radical: muerto el perro, se termina la rabia.

Victor Valembois

Por Victor Valembois

Víctor Valembois es un académico con una licenciatura en Filología Románica por la Universidad de Lovaina (KUL) en Bélgica. Ha vivido en Costa Rica por más de 35 años. Ha estado vinculado con la Universidad de Costa Rica y la Universidad Nacional.