Vladimir de la Cruz: ¿Es realmente la fecha del 15 de setiembre cuando debemos celebrar la Fecha de la Independencia?

0

Vladimir de la Cruz.

A 24 meses de celebrar 200 años de vida independiente, La Revista conversó con el reconocido historiador, investigador, político y hombre de letras, Vladimir de la Cruz, quien con su acostumbrada amabilidad nos recibió en su acogedora morada.

Con su voz ronca, fuerte y decidida, nos expresó sus criterios históricos acerca de la independencia y sobre todo, de los hechos que marcaron la fecha real de acontecimiento tan importante para la vida nacional.

Nuestra primera interrogante: ¿Es realmente la fecha del 15 de setiembre cuando debemos celebrar la Fecha de la Independencia?

«Esta es una discusión que no se ha acabado entre historiadores y otros analistas sociales de la realidad centroamericana y costarricense. El Acta del 15 de setiembre de Guatemala es clara que declara la Independencia de Guatemala, acto en que simultáneamente se ordena comunicar esa decisión a los pueblos del resto de las Provincias. Así se envía la comunicación y al conocerla los pueblos de Centroamérica van tomando sus propias decisiones, ratificando lo acordado en Guatemala. 

De este modo El Salvador declara su Independencia el 21 de setiembre, Nicaragua y Honduras lo hacen el 28 de setiembre. Costa Rica recibe la noticia el 13 de octubre, en que llegan las Actas de Guatemala y la de Nicaragua. Ambas se ponen en conocimiento de los pueblos del Valle Central con la determinación de nombrar delegados que se reúnan en Cartago para el 29 de octubre conocer lo resuelto en Guatemala y tomar la decisión costarricense. Ese 29 de octubre, reunidos los representantes de los pueblos se Declara la Independencia de Costa Rica. Esta es la fecha, a mi modo de ver en que debe celebrarse con pompa la Independencia Nacional. Así también lo fijó hace varios años la Academia de Geografía e Historia de Costa Rica.»

La Revista: ¿Entonces, por qué se celebra con tanta solemnidad nacional la fecha del 15 de setiembre?

«La celebración de eventos como éste han contribuido a forjar sentimientos nacionales, de identidad nacional, y de valores patrióticos nacionales. La sociedad costarricense ha desarrollado una gran cantidad de actividades festivas, y de distinta naturaleza, principalmente civiles y religiosas, relacionadas con el origen y la marcha de su proceso histórico, y de la afirmación de sus principales momentos. De estas sobresalen la del 15 de Setiembre, la de la Anexión de Nicoya, del 25 de julio, las relacionadas con la Campaña Nacional, especialmente las del 20 de marzo y 11 de abril de 1856. En ocasiones se han celebrado la del 15 de Setiembre y la del 29 de octubre.

Es especialmente a la raíz de la reunión de Presidentes de Centroamérica en la década de 1960-1969, cuando se acuerda celebrar el 15 de setiembre de manera más regional, y unificada, habida cuenta también que se acaba de firmar la Integración Centroamericana, con base al Mercado Común Centroamericano que se impulsó en esa década. De ese mismo momento el Director General de Deportes de Costa Rica, Profesor Alfredo Cruz Bolaños, impulsó la celebración del recorrido de la antorcha por Centroamérica, que culmina su recorrido en Costa Rica en la noche del 14 de setiembre cuando llega a Cartago.

El primer recorrido de la Antorcha fue en 1964. Me tocó participar llevando la Antorcha en un tramo del cantón de  San Pedro de Montes de Oca, estando en quinto año del Colegio Vargas Calvo. El acuerdo de los países centroamericanos de hacer la celebración de la Independencia de Centroamérica el 15 de Setiembre, no impide que cada país la celebre  también en su propia fecha. La Celebración del 15 de Setiembre debe entenderse como la celebración del detonante de la Independencia para el resto de los países centroamericanos, que culminó con la del 29 de Octubre en Costa Rica.»

La Revista: Sin embargo, desde antes de la década de 1960 ya se celebraba la fecha del 15 de Setiembre…

«Efectivamente. Así se hacía porque desde los inicios de la Independencia, cuando se intenta reconstruir de nuevo la unidad centroamericana con las Provincias Unidas de Centroamérica y de la República Federal Centroamericana, en el Congreso Federal de 1823, el 11 de julio, se dispuso tener por fecha memorable de celebración de la Independencia la del 15 de setiembre. El 11 de setiembre de 1824 se volvió a ratificar esta fecha. En la década de 1830-39, especialmente en los gobiernos de Braulio Carrillo, se afirmó la celebración de la fecha del 15 de setiembre, a la vez que se disminuían la celebración de días y fechas religiosas. Y por ello se priorizó la fecha del 15 de setiembre.»

La Revista: ¿Hubo lucha por la Independencia en Centroamérica?

«Se trata muchas veces de debilitar la idea de la Independencia en Centroamérica y en Costa Rica porque no se asocia a grandes gestas militares, como en otras latitudes del continente. Las luchas militares se dieron en regiones donde había ejércitos coloniales que derrotar. Hay una relación directa en este sentido. Cuando empezaron a desarrollarse de forma más organizada los movimientos insurreccionales en el continente las autoridades monárquicas movieron las milicias hacia las sedes de los Virreinatos.

Nosotros pertenecíamos al Virreinato de Nueva España, o de México. Eramos la parte más alejada de este virreinato, y la más débil militarmente. En Centroamérica hubo una serie de manifestaciones de carácter antiespañolista desde 1809 en adelante, en Ciudad Real de Chiapas, en 1809, en 1810 en Guatemala, en 1811 se subleva la ciudad de San Salvador,  en 1811 se sublevan las ciudades de León, Granada y otros pueblos de Nicaragua. Este mismo año también hubo luchas en Honduras, en Tegucigalpa, y en Chiquimula, en Guatemala, donde se dio la llamada Conspiración de Belén, entre 1812 y 1813. De nuevo en 1814 en El Salvador se producen movimientos de resistencia antimonárquicos. En 1812 en Costa Rica se produjeron protestas contra los estancos y estanquillos. Con motivo de las luchas en Nicaragua fueron trasladadas parte de las milicias de Costa Rica a Nicaragua para defender las autoridades españolas.»

La Revista: ¿Por qué a Cartago se le dio el título de Muy Noble y Leal Ciudad?

«Justamente fue por esos conflictos en Nicaragua, por la movilización de tropas, hacia Granada, que se hizo para ir a defender la monarquía, por la solidaridad  que se expresó en ese momento por parte de las autoridades cartaginesas, y lo que ellas representaban, que le se declaró de esa manera. Cartago era la sede de la autoridad española en Costa Rica. En Cartago estaban asentados los intereses coloniales de manera más fuerte. Frente a la sublevación de Granada en Cartago se juró lealtad y fidelidad al Rey Fernando VII.»

La Revista: Al último gobernador colonial, Juan Manuel de Cañas, se le calificó en su época, en su momento, y en los días inmediatos a la Independencia, como un déspota, un autoritario, de procederes arbitrarios, prácticamente de opresor y tirano. ¿Fueron así los anteriores gobernadores?

«En sentido estricto todos los gobernadores en tanto representaban el poder colonial español, eran opresores, dominadores, ejecutaban actos de fuerza en función de sus necesidades contra la población o las comunidades indígenas, o de rebeldes que surgían en la colonia. La represión y exterminio de las comunidades indígenas es tan solo una evidencia de esa dominación opresora en extremo. A sangre y fuego se impusieron los conquistadores y colonizadores españoles estableciendo su organización económica y política institucional y sus valores, incluidos los morales, los jurídicos y los religiosos.

Sin embargo, los gobernadores Tomás de Acosta y Juan de Dios Ayala, que ejercieron el gobierno colonial desde 1797 hasta 1819, se les ha considerado como personas apreciadas y queridas en la comunidad nacional de entonces. Juan Manuel  de Cañas, sucedió en el Poder a la muerte en 1819 del Gobernador Juan de Dios Ayala, mostrándose y actuando despóticamente, quizá porque estaban en los últimos momentos de existencia del poder colonial español. Ya se habían liberado regiones de Suramérica, se habían declarado Repúblicas, se habían redactado Constituciones Políticas. En México desde 1810 y 1811 se habían dado los Gritos de la Independencia. El Virreinato se agitaba, y la Capitanía General o el Reino de Guatemala también.»

La Revista: ¿Fue el Grito de Dolores el que marcó la Independencia de México, y con ello del Virreinato?

«Se considera al Grito de Dolores, el acto por el cual da inicio la Guerra de Independencia de México. Esto responde al llamado que hiciera el sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla, junto con Ignacio Allende y Juan Aldama, para levantarse en armas contra la dominación española. Eso fue el 16 de setiembre de 1810, en la Parroquia del Pueblo de Dolores, en Guanajuato. Por eso se conoce ese acto como el Grito de Dolores, que fue realizado el 16 de setiembre de 1810. Por eso México celebra su Independencia en esta fecha.»

La Revista. ¿Esa es la fecha de Independencia de México?

«No. Esa no es la fecha formal de la Independencia de México. México declara su Independencia el 26 de setiembre de 1821 y el 27 de setiembre entra a México el Ejército Trigarante.  El Acta Oficial de la Independencia de México tiene fecha de 28 de setiembre de 1821.»

La Revista: ¿Por qué entonces se produjo el levantamiento del Padre Hidalgo?

«Porque el Padre Hidalgo tenía conocimiento de la ocupación francesa, por parte de Napoleón, de España, y de la abdicación de los españoles ante Napoleón. Si había caído la monarquía española ante los franceses, a la vista, podía caer, de igual manera, la monarquía española ante los americanos. No había técnicamente vínculo entre el poder monárquico español inexistente entre 1808 y 1814 y el poder monárquico en el continente. Tampoco hubo una proyección de la ocupación francesa en el continente. Contra la ocupación francesa en España se organizaron movimientos “de independencia” y se crearon Juntas, que dio origen al movimiento juntista para restaurar la monarquía y a Fernando VII de nuevo en el trono.

En América hubo Juntas a favor de la monarquía. Si en España se organizaron movimientos contra la ocupación francesa bajo la bandera de la Independencia de España, esos mismo movimientos motivaron en América movimientos similares contra la ocupación española. No es por casualidad que los movimientos insurgentes en América Latina cobren fuerza en el período de la ocupación napoleónica de España. Por ello el Grito de Dolores, el llamado a las Armas del padre Hidalgo. Desde 1822 se estableció oficialmente la celebración de la fecha de Independencia de México la del 16 de setiembre de 1810.»

La Revista: Entonces, ¿cuándo se materializa la Independencia de México?

«La lucha por la Independencia de México se marca desde el llamado Grito de Dolores, del 16 de setiembre de 1810. y la entrada triunfal a la ciudad de México, el 27 de setiembre de 1821, por el llamado Ejercito Trigarante de Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero. Durante estos años hubo una gran cantidad en enfrentamientos que ocurrieron en México, en distintas localidades. La noticia de ellos iba repercutiendo al interior de todo el Virreinato y de la propia Capitanía General de Guatemala, a la que pertenecíamos.»

La Revista:  ¿Qué papel tuvo Pablo Alvarado y Bonilla en el proceso de Independencia de Centroamérica y de Costa Rica?

«Pablo Alvarado y Bonilla era un estudiante costarricense, de origen cartaginés, que desde 1807 se encontraba en Guatemala iniciando sus estudios de Medicina. Era maestro antes de ir a Guatemala. En Guatemala imbuido de las ideas liberales, en 1808,  publicó una hoja volante, “El Hispanoamericano”, en la que llamaba a la libertad de la dominación española, señalando que se estaba “en el punto crítico”. Justo un 15 de setiembre de 1808 fue arrestado.

Desde ese momento hasta 1821 pasó más tiempo en prisión que en libertad. Las autoridades guatemaltecas en ocasiones lo querían devolver a Costa Rica y las autoridades costarricenses solicitaba que lo dejaran en Guatemala. Pablo Alvarado se consideraba él mismo como la primera persona que había lanzado el grito de independencia de Centroamérica. Y así lo podemos considerar. Es uno de los próceres de la Independencia de Centroamérica y de Costa Rica. En los días finales de la colonia, en setiembre de 1821, tuvo una importante actividad y participación en el proceso de la proclamación de Independencia de Guatemala. Y, luego, influyó mucho en la proclamación de la Independencia de Costa Rica en octubre de 1821, y en la redacción de la Primera Constitución Política de Costa Rica, la de 1 de diciembre de 1821, la del “Pacto Social Fundamental Interino de Costa Rica o Pacto de Concordia”

 La Revista: ¿Se podría trazar un paralelismo entre el Cura Hidalgo de México y el Ciudadano Pablo Alvarado?

«Perfectamente. Si valoramos lo actuado por Pablo Alvarado entenderemos que su Grito de Independencia fue anterior al del Cura Hidalgo. En este sentido debemos considerar a Pablo Alvarado también como la persona que dio el Primer Grito de Independencia dentro del Virreinato de México. Si la fecha de Independencia de México se considera la fecha del Grito de Dolores, del 16 de setiembre de 1810, bien podríamos nosotros considerar la fecha de Independencia, la del 15 de setiembre de 1808, a efectos de celebración pública, cuando Pablo Alvarado fue hecho preso en Guatemala. Y calza la fecha del 15 de setiembre de 1808, con la de 1821, como se celebra hoy la Declaración de Independencia de Guatemala y de Centroamérica.»

La Revista: ¿Usted está proponiendo que celebremos la Independencia en la fecha de 15 de setiembre de 1808?
Bandera provisional usada por la provincia de Costa Rica.

«La discusión de fechas conmemorativas es un asunto de decisiones políticas respecto a ellas. Es también un asunto de discusión entre especialistas, en este caso entre historiadores principalmente. Incluso hoy mismo, sobre la fecha del 15 de setiembre hay discusión. Yo formo parte de que debemos celebrar principalmente la fecha del 29 de Octubre, cuando se proclama la Independencia en Cartago. Raúl Arias, historiador, propone que se celebre el 5 de abril, con motivo de la Guerra de Ochomogo de ese año, que enfrentó a quienes querían anexarse al Imperio de Agustín de Iturbide, de México, y a quienes propiciaban la total independencia.

Otra fecha que podría tenerse para esta discusión podría ser  la del 12 de noviembre de 1821, cuando ya declarados independientes en Cartago, pero aún gobernando interinamente el Gobernador Juan Manuel de Cañas, las ciudades y pueblos de Alajuela y San José desconocen su gobierno interino, y constituyen el Primer Gobierno en vida independiente, que se llamó Junta de Legados de los Pueblos, que gobernó hasta el 1 de diciembre de 1821, cuando por iniciativa de esta Junta también se redactó la Constitución del Pacto de Concordia de 1 de diciembre de 1821, dando origen al segundo gobierno llamado Junta Superior Gubernativa. Así, tenemos distintas fechas, y podrían considerarse otras, para definir la fecha oficial de celebración de la Independencia. Yo no vería mal que al igual que México celebremos la Fecha de la Independencia, en vínculo directo con Pablo Alvarado y Bonilla, el 15 de setiembre, pero de 1808, por las razones que he señalado. En cuanto a la fecha propiamente dicha puede haber muchas discusiones ahora y en el futuro. Por ahora la celebramos el 15 de setiembre de 1821. No deberíamos dejar de lado la del 29 de octubre de 1821. También debemos celebrarla en las escuelas y colegios, por lo menos.»

La Revista: ¿A qué atribuye que no se celebren con certeza y precisión estas fechas?

«Me parece que hay una intención ideológica de no enfatizar en ciertas fechas. Una de ellas, la de la Independencia. ¿Por qué? Porque no interesa a los intereses dominantes, especialmente vinculados a las relaciones internaciones de carácter dependiente, que se exalten constantemente los valores de la Independencia, de la Libertad y de la Soberanía Nacional. En cierta forma celebrar la Independencia el 15 de setiembre es castrar en la conciencia nacional la raíz nacional de la lucha por la Independencia, es hacer creer y hacer pensar, como muchas veces se ha trasmitido ese valor, de que la Independencia nos “vino de lejos”, “regalada”, “que no nos costó nada”, es fomentar la idea de la dependencia de factores o de fuerzas externas, es la tendencia a aceptar que el proceso histórico nacional costarricense viene diseñado o impuesto desde afuera.

Otro caso similar, de carácter ideológico, es la no celebración de la Batalla de Santa Rosa, de 20 de marzo de 1856. ¿Por qué no se celebra como la más importante Batalla de lucha contra los filibusteros norteamericanos? Es la Batalla más importante porque es la derrota de los filibusteros en suelo costarricense, es el origen de la expulsión de ellos del suelo nacional. Es cuando el Presidente Mora de la orden de perseguirlos por todo el territorio nacional, capturarlos y fusilarlos si han ingresado a Costa Rica. Se da la orden de tomar el Río San Juan para cortar sus rutas de abastecimiento. Esta Batalla junto con la del 10 abril de1856, en Sardinal, la víspera de la del 11 de abril en Rivas, es otra derrota a los filibusteros norteamericanos en territorio nacional.

¿Por qué no se les da el sitio de honor que tienen en nuestra Historia Patria? Ideológicamente porque no interesa fomentar la idea de que los filibusteros norteamericanos fueron expulsados de Costa Rica, que nos habían invadido. Es diluir el conocimiento histórico y debilitar la conciencia nacional, la conciencia patriótica nacional. Es más, cuando se habla de los filibusteros se habla en abstracto, como si no pertenecieran a ningún país, como si no respondieran a intereses políticos, comerciales y económicos expansionistas de esa época. Así se diluyen las fechas patrias relevantes que hay que enraizar en cada costarricense.

El otro elemento, también ideológico, es que en los estudios formales de la escuela y colegio no se educa no se fomenta, no se desarrollo ningún culto por el estudio de la Historia Patria. A los muchachos no se les instruye adecuadamente sobre estas fechas nacionales, sobre el contenido de ellas. Su estudio se orienta a aspectos formales y no de fondo. No se desarrolla ninguna pasión por estos eventos, ni por los próceres nacionales. Nadie sabe quiénes fueron los firmantes del Acta de Independencia. Nadie sabe quienes eran ellos y qué papel tuvieron en la vida institucional del país. En otros países hay valoración de cada héroe, de cada prócer, y de las fechas importantes de carácter nacional, de las efemérides y fechas patrias, así como de los símbolos nacionales, que también son poco estudiados y poco respetados en su uso.

La Revista: ¿Qué hizo posible la lucha por la Independencia?

«Varios factores. Veamos. Las condiciones materiales y políticas de vida en la colonia. Amplios sectores, entre ellos los criollos, sufrían la opresión colonial, la exclusión de la vida política colonial, la marginación social, y la pobreza de la época. Las personas eran consideradas súbditas del Rey y de la  monarquía. Se carecía de Libertades y Derechos como hoy los tenemos. Las ideas independentistas, liberales y republicanas que inspiran los movimientos revolucionarios.

Sin ideas independentistas no hubieran habido movimientos independentistas. Sin teoría revolucionaria no hay movimientos revolucionarios. Estaban las ideas liberales que recogían el pensamiento clásico de Hobbes, de Locke, de Rosseau, de Montesquieu, de Bodino y de otros pensadores, que se conocían en el continente y en Centroamérica, y también en Costa Rica. Cuando se redacta la primera Constitución Política, la del 1 de diciembre de 1821, la conocida como la del Pacto Social Fundamental Interino de Costa Rica o Pacto de Concordia, allí en el título se expresa el conocimiento que había de esos grandes pensadores.

Allí, está planteada la idea del Pacto Social, lo que los grandes pensadores señalaban como el Contrato Social, y están recogidas las ideas del constitucionalismo. Además ya se habían aprobado algunas Constituciones,  la de Bayona, en 1808, la de Caracas en 1810, la de Cádiz en 1812 y otras suramericanas, anteriores a 1821. Estaban también la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, de la Revolución Francesa, y la propia constitución de los Estados Unidos, resultado de su Revolución independentista, de 1776, procesos que también influyeron en la américa colonia. Estaban a su vez los grupos que organizadamente se movieron contra la opresión colonial y contra el despotismo monárquico.

Así teníamos condiciones materiales de vida que hicieron posible la lucha, ideas políticas que la inspiraron y movimientos organizados contra la opresión y el poder colonial imperante. Igualmente repercutió la lucha de España contra la dominación francesa, que paralelamente inspiró la lucha americana contra la dominación y ocupación española. Si en España se movían con las Juntas contra la ocupación y por la Independencia de España, igual era en América, la lucha contra la ocupación y por la Independencia americana. La Independencia de las colonias americanas de Inglaterra y la Revolución Francesa fueron factores que influyeron notablemente.»

La Revista: ¿Cuál fue el resultado inmediato de la Independencia?

«La ruptura del orden colonial español, la liquidación de la dominación y la opresión española que se ejercía en la colonias latinoamericanas. La Exaltación de la Libertad y el republicanismo. La constitución de nuevos países abanderados dentro de este espíritu republicano. La exaltación de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Se dejó de ser vasallo, súbdito de la monarquía española. Se impuso una nueva categoría social de representación política, la de los hombres libres.

Surgió el Ciudadano frente al vasallo. Se abolió la esclavitud existente todavía en esa época en América. Sin lugar a dudas  la liquidación de la dominación española y del régimen monárquico en los territorios americanos fue una Gran Revolución en aquella época, que se sumó a la  de los Estados Unidos y a la Revolución Francesa.»

La Revista: ¿Cómo debemos abordar esta celebración del 198 aniversario de la Independencia?


«Con entusiasmo, con fervor patriótico, con profundo amor por Costa Rica como territorio, como comunidad nacional que hemos construido, con solidaridad institucional con todos los costarricenses, en la esperanza de que la acción pública, la toma de decisiones políticas se orienten cada vez más a provocar más desarrollo y crecimiento económico, mas justicia social, mejores mecanismos de distribución de la riqueza nacional, que logremos una sociedad más democrática, más justa, más próspera, mas igualitaria, de mayor progreso social y de mayor ejercicio y amplitud de las libertades públicas, de los derechos ciudadanos y de mayor fortalecimiento y alcance de los Derechos Humanos.»

La Revista: ¿Somos hoy Independientes?

«Sí somos políticamente independientes, emocionalmente independientes, pero arrastramos fardos, como cadenas. En amplios sectores de la población, tenemos la pobreza extrema, la pobreza en general, que tiene diferentes magnitudes en los distintos países del continente,  arrastramos el analfabetismo en sectores de la población en todo el continente, y analfabetismo por desuso, tenemos relaciones internacionales que nos atan en nuestras determinaciones nacionales, y en la capacidad soberana de poder decidir sobre aspectos fundamentales de nuestro desarrollo económico. Tenemos todavía grupos poblacionales marginados del disfrute pleno de las Libertades y Derechos, y excluidos de los Derechos Humanos, tan importantes hoy.»

 


Eugenio Herrera B. 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...