Vladimir de la Cruz: La Constitución Política de 1949 sepultó la última dictadura de Costa Rica e hizo renacer la Democracia política nacional

El 70 aniversario de la Constitución Política de 1949 es el 70 aniversario del sólido régimen democrático nacional, surgido aquel 7 y 8 de noviembre de 1949, que hoy tenemos y disfrutamos los costarricenses.

0

Vladimir de la CruzHistoriador y politólogo.

(Intervención de Vladimir de la Cruz en el acto oficial de la Asamblea Legislativa, realizado el lunes 4 de noviembre del 2019, con motivo de traer al Recinto Parlamentario, para su exhibición y reconocimientos, el texto original de la Constitución Política vigente, aprobada el 7 de noviembre de 1949 y en vigencia desde el 8 de noviembre de 1949)

Nos reúne el importante momento en que al recinto Legislativo, la Casa del Pueblo Costarricense,  se ha traído, a rendirle honores políticos, y reconocimientos ciudadanos, al Libro más Sagrado de todos los costarricenses, a la Constitución Política  actual, al texto original aprobado el 7 de noviembre de 1949, con lo cual celebramos su 70 aniversario de aprobación, la cual entró en vigencia el 8 de noviembre del 1949.

La Constitución Política, como texto, es el Libro que de muchas maneras expresa lo que se llama el Pacto Social, el Contrato Social, el Pacto de Convivencia, el Pacto que regula la la vida institucional y ciudadana, el Pacto de Concordia, como lo llamaron los próceres de la Independencia cuando redactaron la primera Constitución el 1 de diciembre de 1821, es el texto que configura el llamado Estado de Derecho de la sociedad, y se coloca en la cúspide de todo el ordenamiento jurídico y regulatorio.

La Constitución Política es por su naturaleza la que define la costarriqueñicidad, la que nos dice lo que es costarricense por su esencia, naturaleza y estructura política, la que nos impone y distingue en el reconocimiento internacional, con nuestros Símbolos Patrios fundamentales, La Bandera Nacional, El Escudo Nacional, El Pabellón Nacional  y el Himno Nacional.

Esta esencia y naturaleza es la que señala la estructura política e institucional de República democrática, libre e independiente, es la que destaca que la Soberanía reside exclusivamente en la Nación,  equivalencia de Pueblo, que nadie puede arrogársela, ni que puede ser delegada ni subrogada, y que nadie puede asumir igualmente, la representación del pueblo.

En la Constitución Política se establece la magnitud del territorio  nacional, en sus límites, se define el pueblo costarricense, y la organización de sus poderes políticos.

Se establece la forma de Gobierno, popular, representativo, alternativo, responsable, expresado en los Poderes Públicos, el Legislativo, el Ejecutivo, el Judicial y el Electoral.  En la Constitución se establece la jerarquía de las Leyes.

Se señalan categóricamente los límites de los funcionarios públicos en el ejercicio del poder, cuando tan solo se les reconoce como simples depositarios de la autoridad emanada del pueblo, limitada por la Constitución y las Leyes.

La Constitución Política señala quiénes son costarricenses, quiénes pueden adquirir la nacionalidad costarricense, y la condición de los extranjeros en el territorio nacional.

En la Constitución Política se establecen entre otras cosas, los Derechos y Garantías individuales, las Garantías Sociales, los Derechos y Deberes Políticos de los ciudadanos, así como aspectos relacionados con religión, educación y su financiamiento.

La Constitución señala las funciones de cada uno de los Poderes de la República, que son funciones indelegables, e indica quienes pueden integrarlos, así como la facultad de hacer las leyes.

Igualmente nos plantea un capítulo sobre el régimen municipal, hoy tan importante desde el ejercicio del poder político electoral de los ciudadanos.

Del mismo modo destaca, en capítulo especial, lo relacionado con el Presupuesto de la República, el Juramento Constitucional y las reformas que se le pueden hacer a la Constitución

Este es el marco del Pacto Social que hoy regula la vida de los ciudadanos costarricenses, es el marco que ha permitido en estos 70 años, superado el trauma de la Guerra Civil de 1948, y de su Junta de Gobierno, vivir en un régimen democrático, estable, seguro, que ha ampliado los horizontes de vida de todos los ciudadanos.

CONSTITUCION POLITICA DE LA REPUBLICA DE COSTA RICA (1949)
TITULO I
LA REPUBLICA
CAPITULO UNICO
ARTICULO 1o.- Costa Rica es una República democrática,libre e independiente.
ARTICULO 2o.– La soberanía reside exclusivamente en laNación.
ARTICULO 3o.- Nadie puede arrogarse la soberanía; el que lohiciere cometerá el delito de traición a la Patria.
ARTICULO 4o.- Ninguna persona o reunión de personas puede asumirla representación del pueblo, arrogarse sus derechos, o hacer peticionesa su nombre. La infracción a este artículo serásedición.
ARTICULO 5o.- El territorio nacional está comprendido entre elmar Caribe, el Océano Pacífico y las Repúblicas deNicaragua y Panamá.
Los límites de la República son los que determina el TratadoCañas-Jerez de 15 de abril de 1858, ratificado por el Laudo Cleveland de22 de marzo de 1888, con respecto a Nicaragua, y el Tratado EchandiMontero-Fernández Jaén del 1o de mayo de 1941 en lo que conciernea Panamá.
La Isla del Coco, situada en el Oceano Pacífico, forma parte delterritorial nacional.
ARTICULO 6o.- El Estado ejerce la soberanía completa y exclusivaen el espacio aéreo de su territorio en sus aguas territoriales en unadistancia de doce millas a partir de la línea de baja mar a lo largo desus costas, en su plataforma continental y en zócalo insular de acuerdocon los principios del Derecho Internacional.
Ejerce además una jurisdicción especial sobre los maresadyacentes a su territorio en una extensión de doscientas millas apartir de la misma línea, a fin de proteger, conservar y explotar conexclusividad todos los recursos y riquezas naturales existentes en las aguas,el suelo y el subsuelo de esas zonas de conformidad con aquellos principios.
(Así reformado por ley No. 5699 de 5 de junio de 1975).

Se reconoce en el Pacto Social que lo origina, la existencia, respeto y funcionamiento de la Constitución Política, la armonía que existe expresada entre los ciudadanos, ejerciendo su poder soberano de la representación política, y los gobernantes electos por ella.

El siglo XIX, entre 1821 y 1871, Costa Rica vivió con zozobra, con inestabilidad política, con 11 Constituciones, en ese período, con importantes y graves contradicciones político militares e institucionales, con una Constitución Política en promedio cada 4 años y 10 meses, y con más de 60 conflictos políticos militares de distinta naturaleza.

Era la época de la formación de las clases sociales, de grupos de poder y grupos económicos nacientes a partir de la época independiente.

Dichosamente, o sabiamente, en ese desarrollo político institucional, desde esos años, hasta hoy, predominaron al frente de los órganos estatales y de los poderes públicos educadores, abogados y médicos, más que los militares, a quienes poco a poco se les fueron limitando poderes y presencia pública.

Con la Constitución de 1871 se logró estabilidad política, que de hecho llegó hasta 1948, exceptuando dos situaciones particulares.

La primera, la del Golpe de Estado de Federico Tinoco Granados, quien gobernó entre 1917 y 1919, provocando una Constitución Política de corta duración desde finales de 1917 hasta mediados de 1919, cuando a la caída de la dictadura se restableció la Constitución de 1871.

La segunda, cuando al finalizar el Gobierno constitucional de Teodoro Picado Michalski, 1944-1948, se provocó un intenso conflicto armado, bajo la bandera de reconocerle el triunfo electoral a Otilio Ulate, en las elecciones de 1948, que el Congreso Constitucional le había anulado.

Un mes de lucha militar, entre marzo y abril de 1948,  condujo a que el Presidente Picado, no cediendo ante los insurgentes, que exigían su renuncia para establecer un gobierno provisional, solicitó un permiso de salida, asumiendo la Presidencia de la República, uno de los Designados a la Presidencia, el Ing. Santos León Herrera, quien terminó el mandato constitucional originado en 1944, y entregó el Poder Presidencial, no a Otilio Ulate, en cuyo nombre se había provocado el conflicto militar, sino a José Figueres Ferrer quien, con las armas victoriosas en la mano, se impuso, con el llamado Pacto Ulate Figueres, el 1 de mayo de 1948, sobre el Presidente electo, en un clásico Golpe de Estado, postergándole su ascenso a la Presidencia de la República.

Así se produjo el segundo Golpe de Estado en el siglo XX que conoció nuestro desarrollo político, y con ello la segunda dictadura institucional que funcionó en el país en el siglo pasado.

Durante el ejercicio de Gobierno de la Junta Fundadora de la Segunda República, como llamó José Figueres su ascenso al Poder del Ejecutivo Nacional, se realizaron importantes políticas públicas, se impulsaron importantes reformas institucionales y se aprobaron importantes leyes, que en su conjunto contribuyeron a desarrollar y modernizar la Costa Rica de la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días, lo que históricamente se le ha reconocido.

Con sentido de la realidad convocó, José Figueres, y como consecuencia del Pacto Ulate Figueres, primero a elecciones para integrar una Asamblea Constituyente, en setiembre de 1948, que empezó a funcionar el 15 de enero de 1949 hasta el 7 de noviembre de ese año, cuando concluyó su trabajo aprobando la Constitución Política, que hoy tenemos aquí, cumpliendo 70 años de vigencia.

También convocó a elecciones, el 2 de octubre de 1949, para integrarle una Asamblea Legislativa al Presidente Otilio Ulate, para que al momento de asumir su Presidencia, el 8 de noviembre de 1949, lo hiciera con la plenitud de los Poderes Públicos.

Fotografía de la Junta Fundadora de la Segunda República, en dominio público por parte del gobierno de Costa Rica, Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica (Archivo)

José Figueres, desde la Junta de Gobierno, a dedo, por Decreto Ley, había integrado una nueva Corte Suprema de Justicia, y había disuelto el Congreso Constitucional al asumir su mando.

Intentó Figueres que la nueva Constitución Política se redactara con base a un texto que propuso, que le fue rechazado, por lo que la actual Constitución se discutió teniendo de fondo la Constitución de 1871.

Así se produjo la Constitución Política que hoy celebramos en su 70 aniversario.

Junto al 70 aniversario de la Constitución Política, celebramos también, de igual  importancia, y significado histórico, el fin del Gobierno de la Junta Fundadora de la Segunda República, el fin del Gobierno inconstitucional instalado el 8 de mayo de 1948, el fin de la dictadura institucional que ejerció el poder durante los años 1948-1949.  Con ese entierro del Gobierno de Facto, celebramos hoy, con el 70 aniversario de vigencia de la Constitución Política el renacimiento de la Democracia política nacional.

Celebramos el retorno al proceso democrático institucional que inició, desde entonces,  con el arribo del Presidente Otilio Ulate a la Presidencia de la República.

Celebramos también 70 años de cosas nuevas que nos dio la Constitución de 1949.

Celebramos 70 años del Tribunal Supremo de Elecciones con rango de Poder Público, con facultades plenas e independientes, indelegables, en el ejercicio de su función.

Celebramos 70 años de la abolición del Ejército como institución permanente.

Celebramos 70 años del sufragio universal al establecer el reconocimiento del voto de la mujer.

Celebramos 70 años de la  Contraloría General de la República, como una institución auxiliar de la Asamblea Legislativa.

Celebramos 70 años de la institución del Servicio Civil.

Celebramos con el 70 aniversario de la Constitución la la Tesorería Nacional, el régimen de las instituciones autónomas.

Y, por las reformas constitucionales que se han establecido, también, celebramos el fortalecimiento que se ha hecho de la Constitución Política, con la existencia de la Sala Constitucional de la República, que le ha dado vida a la Constitución, que la ha hecho un instrumento efectivo en manos de los ciudadanos y de control político ciudadano, celebramos que se haya establecido que la calidad de costarricense no se pierde, que es irrenunciable, que no se puede practicar discriminación alguna contraria a la dignidad humana, que consumidores y usuarios tienen derecho a la protección de su salud, ambiente, seguridad e intereses económicos; que toda persona tiene derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, que la ciudadanía se adquiere a los 18 años, que se han establecido garantías de representación de minorías, de pluralismo político para la designación de autoridades y candidatos de los partidos políticos, según los principios democráticos y sin discriminación por género, celebramos el derecho de la organización política en partidos políticos siempre que los partidos se comprometan en sus programas a respetar el orden constitucional de la República.

El 70 aniversario de la Constitución Política de 1949 es el 70 aniversario del sólido régimen democrático nacional, surgido aquel 7 y 8 de noviembre de 1949, que hoy tenemos y disfrutamos los costarricenses.

Con la celebración del 70 aniversario de la Constitución Política exaltamos la dicha y la felicidad de vivir en un régimen, en un sistema, democrático y republicano.

 

 


Vladimir de la Cruz
Político, historiador, profesor universitario y ex embajador de Costa Rica en Venezuela. 
Fue candidato presidencial del partido izquierdista Fuerza Democrática en tres ocasiones.

Del mismo autor le podría interesar:

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...