VOA: Rechazo internacional al «ataque» contra la Catedral de Managua

A pesar de las versiones contradictorias iniciales, las primeras investigaciones por parte de la Policía Nacional de Nicaragua hacen pensar que el suceso no fue un accidente.

0
Imagenes de la interior de la Catedral. [Fotos: Cortesía}
Interior de la capilla de la Sangre de Cristo en la Catedral tras el incendio. [Foto: Cortesía del Hogar Zacarias Guerra]

WASHINGTON D.C. – Este sábado se sucedieron las muestras de repudio contra el «ataque» perpetrado el viernes contra la Catedral de Managua, que resultó en el incendio de la Capilla de la Sangre de Cristo.

«La OACNUDH [Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos] condena el ataque incendiario de ayer contra la Capilla de La Sangre de Cristo en la Catedral de Managua, expresa su solidaridad a toda la comunidad católica e insta a las autoridades a investigar exhaustivamente lo ocurrido», señaló la institución en un mensaje divulgado a través de su cuenta oficial de Twitter.

La Conferencia Episcopal de Costa Rica fue incluso más allá al referirse al incidente como un «cobarde ataque», el cual, señaló, «ha resultado en la profanación de las especies sagradas contenidas en el Sagrario, así como en la profanación de la venerada imagen de La Sangre de Cristo; tan amada por los fieles católicos en la hermana República de Nicaragua».

«Consideramos que este acto criminal se constituye en un ataque frontal a la Iglesia en Nicaragua y a la libertad religiosa en esta querida nación», añadieron los obispos costarricenses en un comunicado.

El incidente tuvo lugar el viernes, en torno a las 11:00 hora local.

El cardenal de Managua, Leopoldo Brenes, habla con la prensa después de que un hombre lanzara un artefacto explosivo que provocó un incendio en la catedral de la ciudad.
Incendio en la Catedral de Managua: ¿bomba o accidente?
La Archidiócesis de Managua calificó el hecho de un «acto de sacrilegio y profanación». Sin embargo, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, ha insinuado que pudo tratarse de un accidente.

A pesar de que el cardenal Brenes, en declaraciones ante la prensa, habló desde un primer momento de «un acto de terrorismo y planificado», la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, apuntó que se podía tratar de un accidente provocado por la presencia de velas en la capilla.

Sin embargo, tras las primeras investigaciones, la Policía Nacional divulgó un comunicado en el que se informaba del hallazgo de «un atomizador plástico con alcohol» en el lugar de los hechos, aunque aseguró que no se habían detectado «residuos de pólvora artesanal» ni otras sustancias como «gasolina, diésel o queroseno».

Al igual que hizo la OACNUDH, la Conferencia Episcopal de Costa Rica reclamó que se lleve una investigación a fondo de lo sucedido.

«Hacemos votos para que las autoridades competentes descubran a los responsables de este hecho repudiable y el peso de la Ley recaiga sobre ellos», señala su despacho.

(Con la colaboración de Armando Gómez)

Publicado originalmente en la Voz de América

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...