Walter Antillón: ‘La izquierda ha sido el blanco de un persistente ataque ideológico’

El académico, intelectual y luchador, asegura que “hay como un desprestigio orquestado hacia la izquierda”.

0

Comunismo.

Llamar a otra persona ‘comunista’, o pertenecer a un partido político de izquierda, aunque parezca mentira, siguen siendo utilizadas por algunos costarricenses como sinónimo de insulto hacia otra persona.

Walter Antillón, jurista connotado, profesor de incontables generaciones de abogados, así como autor de obras, y excandidato a la vicepresidencia del Frente Amplio en las elecciones del 2014, habla sobre cómo de una forma inteligente ha existido una campaña permanente de desprestigio por parte de algunos grupos para generar un sesgo frente a la izquierda, esto no solo se da en Costa Rica, existe desde la Guerra Fría.

Walter Antillón en el contexto académico y político es uno de los referentes más importantes, hombre de reconocida honestidad, en todas sus manifestaciones, consecuente con su manera de pensar, inquebrantable en sus luchas políticas, conversó en extenso con este medio digital, haciendo relucir sus dotes de profesor docto en la materia, histórica y política.

“El problema de la izquierda en Costa Rica es mucho más complejo de lo que la gente se imagina”, comienza Antillón la conversación con La Revista CR.

Según el jurista, “la izquierda ha sido el blanco de un ataque ideológico” y eso lleva a que palabras como: socialismo, comunismo, progresismo, sindicalismo fueran satanizadas en medios de comunicación y en la educación formal.

“Estuvieron satanizados el nombre de Lenin, Stalin, la Unión Soviética, luego líderes comunistas, por ejemplo, el sandinismo nicaragüense, después ya en el siglo XXI todos los movimientos del llamado socialismo del siglo XXI de Sudamérica”

“Y entonces se hace toda una propaganda para indicar que Chávez es un tirano, que Maduro es una especie de dictador, asesino, conculcador de todas las libertades, que arruinó a su pueblo que lo tiene en la miseria” manifestó.

El Frente Amplio en Costa Rica.

Antillón recuerda con mucho respeto, al exdiputado y fundador del partido Frente Amplio, José Merino.

“Yo me acuerdo que, por su honestidad, la gente veía como el hombre nunca fue asociado a alguna sinvergüenzada (sic.), jamás. Siempre se demarcaba de esas cosas, se enfrentaba contra lo que había que enfrentarse y apoyaba lo que había que apoyar de una manera muy abierta y muy transparente”, dijo.

“Fueron cuatro años de grandes luchas, una sola persona que fue sumamente eficaz, hablaba muy bien, tenía buenos argumentos, estudia con mucho cuidado”, afirmó el frenteamplista sobre la labor del exdiputado José Merino.

Sin embargo, Antillón se muestra extrañado que pese al buen prestigio y reconocimientos hacia la labor hecha por José Merino, el Frente Amplio solo logró sacar un diputado en las elecciones del 2010, José María Villalta, que hoy nuevamente funge como diputado por segunda vez.

“Entonces usted ve que algo pasa aquí, y qué es lo que pasa, es la presencia de ese bloqueo ideológico, la gente es incapaz de votar por la izquierda a pesar de que reconocen (logros), pero no se atreven, hay un desprestigio permanente y constante.” señala.

En Costa Rica, se llegó a prohibir los partidos  comunistas.

 “Durante el período de la Guerra Fría, 1948 -1970, los miembros del Tribunal Supremo de Elecciones, los magistrados, en su totalidad, en uso del segundo párrafo del Artículo 98 de la Constitución Política, y del Decreto No. 105 de la Junta de Gobierno de 1948, fueron implacables en declarar la ilegalidad, y la no participación de varios partidos políticos de izquierda, negando de esa manera el derecho de organización política de ciudadanos, a quienes no se les negaba su derecho de elegir, el de votación por cualquiera de las otras alternativas, pero no se les permitía votar por ellos mismos”, dijo el historiador, Vladimir De la Cruz, el seis de diciembre del 2017 a Semanario Universidad.

Pese a que años después la prohibición se levantó, Walter Antillón, asegura que cuando el partido comunista se vuelve a inscribir “ya el trabajo de demolición y de satanización” estaba hecho.

“Eso hace que el partido se maneje de ahí en adelante en niveles electorales muy modestos, grupos muy pequeños de gente que por su preparación es inmune a esa propaganda, pero el resto de la población tiene fuertemente inculcado el miedo y el desprestigio de ser comunista”

“Por eso los partidos de izquierda, Vanguardia Popular que revive después de que se levanta la prohibición, revive una Vanguardia chiquita, con muestras muy pequeñas de lo que tenía. La gente estaba escarmentada, había sufrido represión por ser socialista y había renunciado, los viejos ya estaban un poco viejos y los jóvenes no querían pasar por lo que pasaron los padres entonces el partido se monta sobre una base muy pequeña y el partido sigue así”, indicó.

La experiencia electoral del 2014 fue inusual, llevando el Frente Amplio a nueve diputados a la Asamblea Legislativa, escenario que cree no se volverá a repetir fácilmente ya que obedeció a una coyuntura histórica muy circunstancial.

Para concluir, Antillón nos dice que en los actuales momentos “la situación de la izquierda es pésima y que se requerirá de una gran labor”, sin embargo recalca la importancia de hacer oír las voces disonantes denunciando, defendiendo y reclamando derechos que difícilmente otros sectores de la política harían.

Comentarios

Cargando...