Walter Gutiérrez. El nuevo normal: los retos para la comunidad global

La comunidad global deberá demostrar que es capaz de prevalecer sobre el miedo y reinventarse para dar respuesta.

0
Walter Gutiérrez Picado.

Medias verdades: debate sobre el modelo económico.

La izquierda de este país, y entiéndase izquierda en el sentido amplio del término (desde FA hasta el ala más socialdemócrata del PLN, pasando por el PAC), ha difundido dos mentiras poderosas en torno al sistema tributario de nuestro país, el modelo económico y el déficit fiscal: que la evasión de impuestos en Costa Rica es del 8% del PIB (Doble Check), que la amnistía tributaria es un trato preferencial a las transnacionales para perdonarles impuestos  y que el déficit fiscal se soluciona aumentando los ingresos con los recursos que los ricos no pagan.

Sobre esas mentiras, se ha construido un debate de medias verdades que instan a pensar que nuestros problemas únicamente se explican porque los sectores productivos no aportan lo suficiente. Esto nos impide profundizar sobre el modelo económico que requerimos y la forma en la que este debe construirse, ya que la información sobre la que se discute y de la que debe nutrirse una posible propuesta estaría incompleta.

Medias verdades y las zonas francas

Algunos economistas autodenominados “heterodoxos”, promueven gravar a los sectores más productivos, alegando que, como actualmente se encuentran exonerados de algunos impuestos, hay margen para hacerlo. Pues bien, hay dos elementos importantes que hay que considerar antes de dar por válida esa afirmación. La primera, que las empresas no solo responden a estímulos fiscales, sino que también responden a aspectos de competitividad en los que, dicho sea de paso, nuestro desempeño es deficiente. Y la otra es que, dado ese ambiente hostil para la producción y la inversión, el estímulo fiscal resulta ser el más atractivo para el perfil de empresa que se acoge al régimen de zona franca.

Dicho esto, es verdad que hay sectores que no pagan los mismos impuestos que otros, como sucede con las empresas de zona franca. También es real que las exoneraciones minan la capacidad extractiva del sistema tributario y, de hecho, es uno de los principales problemas al momento de hablar de impuestos en Costa Rica. Pero no se puede ignorar que el país no tiene capacidad para desprenderse de ese esquema de atracción de inversión si no resuelve sus problemas de competitividad.

Un debate menos ideológico

El debate debería ser menos ideológico de lo que se ha tornado. Y, al decir esto, no me refiero a que debemos jugar de puritanos y negar que todos, en algún grado, seguimos y defendemos principios políticos distintos. A lo que me refiero es que las propuestas deben basarse en la información obtenida de los innumerables diagnósticos hechos, tanto por entes externos como por los estatales como Programa Estado de la Nación, y responder a las necesidades que nuestro país presenta. La situación actual ha alcanzado un nivel de gravedad tal, que el margen de maniobra se achica cada vez más. El enfermo presenta unos síntomas que requieren una medicina específica.

¿Nuestro sistema tributario debería de cobrar impuestos a las zonas francas y otras empresas? Lo más viable para la sostenibilidad de las finanzas públicas es que sí. Pero no sin antes reformar integralmente el esquema tributario, de modo que se simplifique, se reduzcan tasas y se construya uno basado en no más de 4 impuestos que, históricamente en la historia de la humanidad y de nuestro país, son los que han financiado en mayor medida al aparato estatal, como lo son impuesto al consumo, a la renta personal, la corporativa y ganancias de capital. Esto también significa que se deben eliminar todos aquellos tributos, tengan nombre de tributo o de “contribuciones solidarias”, timbres y un largo etcétera.

Tampoco hay mucho margen de maniobra para atacar otro de los problemas que nos atan al estancamiento económico y social. El gasto público se ha disparado a niveles insostenibles sin que esto responda a las necesidades y retos sociales que, se supone, deberían estar subsanando. Esa insostenibilidad se da porque el esquema de remuneraciones en el sector público responde a presiones gremiales independientes y no a una sola estrategia que se respalde en resultados. Los números no mienten y demandan una reforma al empleo público que no solo corrija el problema con trabajadores futuros, sino que modifique esa situación en los actuales funcionarios.

Un nuevo modelo de desarrollo y algunos retos para ello

Teniendo claro que no podemos recargar más el desarrollo económico en la estrategia actual de atracción de inversiones y que de dicho desarrollo depende el progreso social que debemos alcanzar para no dejar a nadie atrás, es imperioso plantear un nuevo modelo. Para consolidarlo, no solo serán necesarias reformas tributarias y al empleo público, también debemos superar retos en cuanto a educación, reconversión productiva y competitividad.

El país necesita un modelo educativo que le brinde a las personas herramientas para desarrollarse de forma plena, pero con capacidades aptas para el mercado laboral. La estrategia para la generación de empleo del actual gobierno sigue apostando por el mundo de los servicios, en un país en el que, por ejemplo, solo una cuarta parte de la población tiene dominio del inglés (La Nación). Es decir, hay una disonancia entre el tipo de oferta laboral y el perfil de personas que demanda empleo. Las estrategias para revertir esto han quedado debiendo o son muy a largo plazo.

Así mismo, otro reto significativo es lograr una reconversión productiva de sectores esenciales como el agrícola. La estrategia proteccionista actual no ha logrado equilibrar los beneficios de los productores con la necesidad de los consumidores, principalmente de los más pobres, que deben destinar cerca del 37% de sus ingresos para satisfacer su alimentación. (La Nación). Por el contrario, se han creado pequeños grupos de presión que son los principales beneficiados de la política agrícola.

Walter Gutiérrez es Bachiller en Administración Aduanera y Comercio Exterior y estudiante de Ciencias Políticas de la UCR. Liberal progresista.

Si le interesa recibir información diariamente:

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...