Walter Herrera: Elecciones en EEUU 2020 y el orden mundial

0

Walter Herrera, Economista.

Los comicios en Estados Unidos no solo son una elección interna de presidentes, sino va más allá, transcendiendo las fronteras. Es una elección donde se decide la forma en que los americanos continuaran actuando respecto al orden mundial, se decide sobre una visión de mundo y sobre la institucionalidad internacional.

Desde 1901, cuando Theodore Roosevelt llegó a la presidencia, indicó que Estados Unidos estaba llamado a desempeñar un papel esencial en el mundo, donde su política exterior estaba basada en consideraciones geopolíticas, embarcando al país en una desinteresada lucha por la resolución de los conflictos y la igualdad de las naciones, en la búsqueda de la paz mundial y la armonía universal.

En el discurso inaugural del 20 de enero de 1961, el presidente Kennedy realizó un llamado a “pagar cualquier precio, soportar cualquier carga, afrontar cualquier rigor, apoyar a cualquier amigo, oponerse a cualquier enemigo para asegurar su supervivencia y el triunfo de la libertad”.(1)

Así que el idealismo y el excepcionalísimo fue lo que impulsó el nuevo orden mundial, durante los años posteriores a la guerra fría.

En la actualidad, la visión de los estadounidenses ha variado porque no solo piensan que son los únicos y excepcionales, sino que se les ha unido la mentalidad que ha prevalecido por el gobierno actual “America First” (Primero EEUU), convirtiendo el excepcionalísimo como parte de la estrategia de aislamiento del escenario global, por ello han intensificado las luchas con China, el retiro de la OMS y la negativa a participar en los esfuerzos internacionales cooperativos. Estados Unidos se ha desconectado de la mayoría de procesos internacionales significativos, provocando que los demás países posiblemente no puedan hacer de manera significativa los ajustes necesarios.

La decisión de los estadounidenses es muy importante en estas próximas elecciones, los países llamados hasta ahora aliados están con la mirada puesta en esta elección, porque si gana Trump, lo más probable, continúe con una política internacional similar a la de su primer periodo presidencial, mientras que, si gana Bidem, tienen la esperanza de que se revierta esta tendencia y vuelva a lo tradicional de EEUU: el liderazgo con una visión compartida.

Por otra parte, la pandemia ha acelerado algunas tendencias en el escenario geopolítico, la ausencia de los Estados Unidos ha aumentado el declive del multilateral istmo, esto ha llevado a que las acciones de las Naciones Unidas hayan tenido una actuación marginal ante la crisis, los países han seguido su propia agenda, provocando un mundo sin liderazgo.

Por otra parte, el escenario planteado después de la pandemia, hace revisar la globalización, porque es muy probable que muchos de los países busquen garantizar que sus economías internas proporcionen lo que se necesita, sin depender de las importaciones, por lo que se espera que se dé un enfoque más orientado al nacionalismo, provocando un reforzamiento de los movimientos nacionalistas lo que podría causar un debilitamiento del multilateralismo.

Dados estos escenarios globales, en los comicios de los Estados Unidos no solo se está jugando una elección a lo interno del país del norte, sino se juega la carta a nivel global del debilitamiento o el fortalecimiento del multilateralismo y por ende del orden mundial.

 

(1) Orden Mundial, Henry Kissinger,


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box