William Hayden: La piñata bancaria

0

William Hayden Quintero, Ex Gerente General del Banco Nacional de Costa Rica.

Ayer el Presidente Alvarado en su Plan de Reactivación Económica anuncia que girará una directriz a los Bancos del Estado y una instancia al Banco Popular para que otorguen en créditos la suma de ¢900.000 millones en capital de trabajo (posiblemente ¢300.000 millones cada uno), tales como insumos y materiales al sector productivo a tasas de interés preferenciales a todos los sectores económicos. Al respecto mis siguientes observaciones.

  1. En el mes de mayo del 2019 el Banco Central de Costa Rica bajó el Encaje Mínimo Legal del 15% al 12% con lo cual se liberaron recursos por ¢600.000 millones para que estos tres bancos través de créditos inyectaran esos recursos a los sectores productivos con el fin de reactivar a la economía nacional y superar el crecimiento del PIB que estaba estancando en 2.1%.
  2. Al 31 de mayo del 2019 el saldo de crédito de los tres bancos fue de ¢9.700.8 miles de millones y al 31 de marzo del 2020 de ¢9.415.1 miles de millones con un descenso del 2.95% .En consecuencia, en vez de un crecimiento del crédito con esos recursos del encaje, más bien los préstamos disminuyeron (no había coronavirus) y esos ¢600.000 millones se quedaron en el Banco Central, pero ya no como encajes sino como inversiones de estos bancos en Central Directo. NO HUBO REACTIVACION ECONOMICA vía crédito. Más bien todo el crédito al Sector Privado apenas creció en 0.8% en el año 2019.
  3. Colocar ¢900 miles de millones implicaría que con solo los nuevos créditos de reactivación (sin contar los créditos tradicionales) la cartera de crédito debería llegar a diciembre del 2020 a la suma de ¢10.315.1 millones para un crecimiento del 9.6% respecto a marzo del 2020, es decir crecer a una tasa mensual del 1.2% lo cual resulta IMPOSIBLE.
  4. Los tres bancos tendrían que financiar los ¢900 mil millones con recursos de sus disponibilidades (depósitos) que suman ¢2.063.2 miles de millones (no se pueden tocar) o de sus inversiones en títulos valores mantenidos para negociar (¢278.1 miles), o con los títulos disponibles para la venta. (¢1.927.3 miles de millones). O sea que recursos tienen, pero comprometen seriamente su liquidez. El Banco de Costa Rica quedaría con un índice de liquidez de 0.62, el Banco Nacional con uno de 0.52 y el Banco Popular con 0.44, casi que ilíquidos considerando que el parámetro de liquidez debe ser superior a la unidad (1.00) es decir, los activos líquidos (de rápida disponibilidad) deben superar a las obligaciones a la vista (depósitos del público más préstamos de corto plazo).

Conclusión.

Resulta difícil que los bancos puedan colocar esa suma de dinero, aun con cero regulaciones, cero tramites, ponderaciones bajas de activos riesgosos, y sin quedar en una situación de iliquidez comprometida.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...