La seriedad de la política en broma y con fisga. Año VIII-349. 28-06-2024

William Hayden Quintero, Economista.

La “porcelanita” (por su bella figura) se cayó de su pedestal y se hizo añicos. Natalia Diaz la que fuera ministra de la presidencia que demostró tener un aguante de santa para soportar al macho alfa de Rodrigo Chaves renunció a su cargo, después de 21 meses y un poquito de aguantárselo. Para adónde va, pues se sopone que a hacer ser campaña política para a las elecciones presidenciales de febrero del 2026 con su partido y el de su mamá: Unidos Podemos, el cual, fuera o no taxi durante las elecciones municipales del 2024, le fue bien con 9 alcaldías. Ya Natalia fue candidata en las elecciones del 2022 pero le fue muy mal, no alcanzó ni el uno por ciento de los votos, sin embargo, con el optimismo que tienen madre e hija, creen que a la segunda va la vencida, es posible verla nuevamente de candidata presidencial. Pero puede hacerse a un lado para que sea una figura de Chaves la que use como taxi a Unidos Podemos, ya que los chavistas están envalentonados y creen que en las próximas elecciones arrasarán con cualquier “chayote” de candidato, y como a hoy no tienen partido, puede ser el de Natalia, conformándose ella con una diputación por San José.

A la “porcelanita” le fue mal en el ministerio de la Presidencia si evaluamos que una de las principales funciones de este despacho es el mantener buenas relaciones y estrecha coordinación con la Asamblea Legislativa para facilitar los proyectos de leyes que impulsa el Poder Ejecutivo y para lograr que los que aprueba el Congreso sean aprobados por ese poder y no los vete. Es una toma y daca. Pero como le iba a ir bien con su jefe mandando a cada rato al carajo a los diputados (filibusteros, corruptos, vende patrias, traidores, vagos) a quienes considera sus enemigos porque no lo dejan gobernar, en su decir. Más bien duró mucho en el cargo. Por esto: ¡Que aguante!

Como todo queda en casa presidencial, fue sustituida por Laura Fernández ministra de Planificación, una chavista furibunda, que acompaña al presidente a todas las arengas públicas, lo aplaude, grita, chilla, se desmaya con sus palabras, y ahora estará más cerca de su ídolo y hasta se especula que puede ser la candidata a la presidencia por el chavismo para las próximas elecciones (si consiguen partido). Dice el refrán que entre bomberos no se majan la manguera (hay que ponerle atención al Cuerpo de Bomberos donde parece que la corrupción sale a chorros por las mangueras para mojar a muchos) y fue lo primero que hizo Laura, majarle la manguera a su antecesora criticándola porque su esquema de trabajo no fue eficiente, había muchas duplicaciones de procesos y tardanza en las respuestas a cargo del ministerio a los interesados. O sea, mae no servía. Uf. le levantó los chingos. Dice otro refrán “que perro que come perro no es buen perro”. Como se le aplica a doña Laura.

Aparte de este cambio ministerial entre féminas, sigue en funcia la Ley Jaguar. La diputada Rosalía Brown que está sustituyendo en la presidencia del Congreso a Rodrigo Arias quien está hospitalizado, está viendo la situación muy negrita, desoja margaritas con respeto a si pone o no a votación la ley. Un día dice que sí, el otro que no, no se decide y mientras tanto la división BofA Securities del Bank of América que se inventó lo del jaguar, ahora con dicha ley, le está quitando las manchas al felino y lo va a dejar albino, porque dice que la ley es perjudicial al guillotinar a lo Robespierre la cabeza de la Contraloría y ahora el presidente desacredita el informe de los gringuitos, que antes eran unos ángeles y ahora carboneados por La Nación son unos demonios

La Sala Cuarta por su parte parece que está jugando de chapitas, está asustada. Primero rechaza por la forma una consulta de inconstitucionalidad a la Ley Jaguar que firmaron 22 diputados, dice que solo el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) puede hacer la consulta, once diputados enviaron otra consulta en el mismo sentido y recientemente el TSE recogió el guante y formuló la consulta. Todos consultan obviando que por una sentencia de 1998 la Sala de ese entonces se pronunció en el sentido de que a la Contralia no se le pueden restar facultades por medio de leyes ordinarias, solo por la vía de reformas a la Constitución, lo cual no hace la Ley Jaguar. Entonces, porque tantos dimes y diretes, que sí y que no. Puede o no puede en forma expedita la actual Sala ratificar la sentencia de sus antecesores, o es que la pueden cambiar los nuevos magistrados, antes no y ahora sí, que es lo que esperaba Natalia Diaz.

William Hayden

Por William Hayden

El autor es profesional independiente en el sector Banca de inversiones. Hayden & Asociados. Ex Gerente General del Banco Nacional de Costa Rica. Articulista en medios de comunicación.