William Hayden: Más crédito para los sectores primarios de la economía.

Debemos tratar de recuperar a los sectores productivos de Agricultura, Ganadería e Industria.

0

William Hayden Quintero. Ex Gerente General del Banco Nacional de Costa Rica.

Los sectores primarios de la economía son Agricultura, Ganadería e Industria, en los que descansó durante muchas décadas el crecimiento de la producción (PIB), la generación de empleo y el comercio exterior del país con la generación de divisas para fortalecer las Reservas Monetarias Internacionales con las cuales sostener la estabilidad del tipo de cambio basado en una régimen de minidevaluaciones.

Estos sectores aportaban de un 25% al 30% del PIB pero desde el año 2000 han venido a menos sistemáticamente y en la actualidad (a diciembre del 2019) la agricultura y ganadería aportan el 5.5% y la Industria el 12.6% para un total del 18.1% del PIB. En empleo el sector agropecuario genera 261.000 puestos de trabajo y el segundo 226.900 para un total de 487.900 empleos directos que representa el 22.4% de la ocupación, sin contar los puestos informales. En cuanto al otorgamiento de crédito se refiere por parte de los bancos públicos con cifras al año 2000 estos sectores recibían casi el 35% del financiamiento de estos bancos. Al diciembre del 2019, este porcentaje bajó al 10.6%.

Como se aprecia tanto en la generación de la producción nacional, como del empleo y el crédito recibido estos sectores pasaron a ser la cenicienta del país, lo cual en parte explica el proceso recesivo que se ha venido dando en la economía nacional en donde el PIB ha venido creciendo a una tasa raquítica del 4% en promedio y 2.2% en el 2019 y la tasa de desempleo abierto ha llegado al 12.0%. Esto sin el efecto del covid-19 en donde los resultados esperados serán lo peor desde los años ochenta con un descenso del PIB de 3.6% para el 2020 y una tasa de desempleo cercana al 25.0%. Urge entonces revertir la situación y pensar en cómo se rescatan estos sectores para reactivar la economía nacional.

Estos sectores primarios fueron sustituidos en las carteras crediticias de los bancos públicos por otros con menor impacto en la generación del PIB y el empleo, como lo son los de comercio, servicios, consumo, préstamos personales, y en especial el crédito hipotecario, ya que en las normativas de SUGEF los créditos de vivienda garantizados con hipotecas de primer grado tienen una ponderación de riesgo del 50%, mientras que los préstamos a los sectores primarios garantizados también con hipotecas sobre propiedades, fincas edificios e instalaciones tienen una ponderación de riesgo del 100%. Como en la Suficiencia Patrimonial de los bancos se castigan los activos por su nivel de riesgo, el efecto perverso de la regulación ha sido que los bancos prefieran los créditos hipotecarios que con una ponderación del 50% de riesgo les afecta menos su suficiencia patrimonial en relación con los activos (créditos) a los sectores primarios que se castigan con el 100% de riesgo.

Siempre se ha creído que los bancos públicos (Banco Nacional y el Banco de Costa Rica) son bancos de desarrollo o al menos deben realizar funciones de banca de desarrollo. Nada que ver. Por ley son bancos comerciales y por normativas son bancos que se deben dedicar a los negocios más lucrativos (consumo, tarjetas de crédito, préstamos personales, vivienda) para obtener grandes ganancias y no afectar la suficiencia patrimonial que se fija en un parámetro del 10%.

Si se quiere reactivar la economía nacional para salir del abismo en que la sumergió el coronavirus con un descenso del 3.6% en el PIB y una tasa de desempleo abierto del 25% para este año 2020 debemos tratar de recuperar a los sectores productivos de Agricultura, Ganadería e Industria, dándole órdenes a los bancos estatales mediante decreto ejecutivo del Consejo de Gobierno que durante dos años (mayo 2020 a mayo del 2022) dediquen el 30% de su cartera crediticia a préstamos a estos sectores y se le den instrucciones a Conassif y a la Sugef por medio del Banco Central de Costa Rica para que durante ese periodo pondere los créditos otorgados a estos sectores con una evaluación del 50% como Activos Riesgosos.

Con esta propuesta en conjunto con la de Auxilio al Sector Turismo (13 de abril), Reinserción del os Trabajadores (21 de abril) y Mantener la Operatividad de los Sectores Productivos (23 de abril), sí fueran escuchadas por el Gobierno, se podría reactivar la economía comenzado a partir del próximo mes de mayo y revertir las cifras del PIB y el empleo que son las propias de una economía totalmente arruinada por falta de acción y de aplicación de medidas sensatas no escritas en los libros de texto ni en más de lo mismo que es lo que saben hacer los funcionarios de Hacienda y el Banco Central.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...