William Hyden: La inflación al mes de agosto

Como solucionar el asunto. De momento imposible en el tanto la inflación sea mayormente importada a consecuencia de la guerra que Putin ni a putas quiere terminar.

0

William Hyden Quintero, Economista.

La inflación es en esencia una baja en el valor del dinero debido a un alza en los precios de los bienes y servicios que consumimos; o sea, un alza generalizada en los precios; casi todo lo que consumimos, que antes era barato se pone más caro. Decía don Pepe Figueres que en tiempos normales un huevo cuesta un peso y que en época de inflación un peso cuesta un huevo.
La inflación es muy sería, es un flagelo que tiene el efecto perverso de un impuesto generalizado que afecta a los consumidores. A todos los trabajadores, públicos y privados con salarios fijos, su poder de compra disminuye en la misma magnitud de la inflación y para compensar ese efecto negativo hay que dejar de consumir (comprar menos) y/o sustituir la calidad de los productos  y esto tiene un impacto sobre los niveles de pobreza y afecta la calidad de vida.. Este efecto se puede contrarrestar indexando los salarios con la inflación para mantener el poder adquisitivo. Pero esto genera una reacción en cadena (inflación-salarios-inflación) exponencial que nos lleva a una hiperinflación. Es el efecto perro mordiéndose la cola en forma interminable.
Las teorías económicas nos dicen con el gurú Milton Friedman que todas las inflaciones son de origen monetario y por ello los Bancos Centrales que se creen este cuento, tienen como uno de sus principales objetivos controlar la inflación. Pero el asunto es más complicado sin consideramos otros factores de origen interno y externo que afectan la inflación. Entre los de origen interno tenemos: a) el comportamiento de los precios de los bienes regulados y no regulados; b) los factores estacionales de la producción de alimentos incluidos en la canasta básica, c) la política monetaria, d) las devaluaciones de la moneda y e) el manejo fiscal. En los factores externos encontramos: a) comportamiento inflacionario de los principales socios comerciales del país; b) alza en los precios de las materias primas internacionales que usamos como insumos en la producción nacional y c) el  precio de los combustibles. Estos tres factores a causa de la guerra Ucrania-Rusia iniciada en el mes de febrero de este año se han hecho presentes y por eso ahora hablamos de una inflación importada.
En Costa Rica la inflación, que también llamamos Costo de Vida, se mide a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mensualmente calcula del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) tomando como referencia la variación de los precios de una canasta básica compuesta de  289 artículos de consumo de los costarricenses. Algunos de esos artículos son de origen importado (gasolina- diésel) o en su producción se consumen insumos foráneos (trigo en la producción de pan) Pero también en esta canasta básica hay productos que aumentan de precio por efectos estacionales, por ejemplo en el pasado mes de agosto los artículos que tuvieron un fuerte incremento fueron: tomates, papas, sandias, repollo, y disminuyeron el culantro y la lechuga. Ah, también, están subiendo el precio de los huevos, los que ponen las gallinas y no los del presidente del Banco Central, porque las gallinas con la ayuda de Albino Vargas se han declarado en huelga y ni a guevos quieren ponerlos hasta que les cambien los gallos viejos. ¿Dónde está el efecto monetario entonces?
En el pasado mes de agosto el IPC tuvo un incremento anual del 12.13%, es decir la tasa de inflación actual es del 12.13%. Durante el presente año los precios han aumentado en un 9.45%, a un promedio de 1.18 puntos porcentuales por mes. Extrapolando esta cifra y si todo sigue igual, es de esperar que la inflación anual del año 2022 sea del 14.18%. Estamos de cabeza en un periodo inflacionario situación que no vivíamos desde el 2005 en que el IPC subió en 14.07% en el gobierno de Abel Pacheco y el 13.90% en el 2008 con Oscar Arias. Históricamente en el periodo 2000/2021 la inflación anual promedio ha sido del 1.73%. Observando estas cifras estamos fregados.
Estamos fregados todos los que tenemos un salario fijo y pensiones de la Caja. La compra de un diario de ¢100.000 ahora cuesta ¢112.130. Hay que gastar ¢12.130 más para comprar lo mismo, y si no los tememos, pues hay que comprar menos, o sustituir la calidad de los bienes que se adquieren. ¿Cuál es la consecuencia?: Empobrecimiento y pérdida de la calidad de vida.
Como solucionar el asunto. De momento imposible en el tanto la inflación sea mayormente importada a consecuencia de la guerra que Putin ni a putas quiere terminar.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...