William Hyden: La seriedad de la política en broma y con fisga (25-09. #2)

Sabiendas que el gobierno intenta detener su ataque con un inútil programa de defensa de entrega al Fondo Monetario Internacional, que no sirve y que no es aceptado por el Pueblo, al sustentarse en un 75% de más impuestos (hambre y desempleo) y un tímido 25% de anuncios de contención del gasto y que no tiene absolutamente nada de recuperación económica para sacarnos del hueco  de la recesión en el que cayó de jupas Doña Economía empujada por la ineficiencia del Gobierno.

0

William Hyden Quintero, Economista.

Está demostrada clínica y estadísticamente, con el respeto que merecen nuestros muertos, que el covid 19 ha causado la mortalidad en personas obesas, con hipertensión arterial, diabetes, enfermedades crónicas renales, cardiovasculares y pulmonares, y que en personas que gozan de buena salud sus efectos han sido menos y superados. Haciendo el símil, al cierre del año 2019 el paciente Costa Rica era hipertenso, tenía una situación económica muy precaria, con un serio debilitamiento en sus pulmones que le impedían respirar, ya que en los dos años de la administración Alvarado el PIB apenas había crecido en 2.1% anual, el corazón latiendo alocadamente con una tasa de desempleo del 11.6% y con 350.000 trabajadores en la calle, el déficit financiero del gobierno del 6.96% del PIB, y además muy obeso, con una deuda del 58.5% del PIB. El paciente con estas pobres defensas y este cuadro clínico fue atacado gravemente por el coronavirus y como secuela colateral nos llegó la pandemia económica al galope de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, como analizo seguidamente.
La producción nacional (PIB) disminuirá este año en 5.0%  según el Banco Central, aunque la caída podría ser del 7.5% cuando se hagan las cuentas finales a diciembre de este año. Según el banco, crecerá en 2.3% en el 2021 iniciándose el proceso de recuperación, lo cual no es cierto. Para comprender este efecto recesivo consideremos que Doña Economía renca, con muletas y ciega para ver el futuro, venia acongojada caminando por el terreno del fracaso y se cayó en un hueco de cinco metros de profundidad en el 2020; alguien, las fuerzas privadas de recuperación en el 2021 le lanzan un mecate para levantarla 2.3 metros, pero sigue guindando en el vacío, y no será hasta en el 2022 cuando jalándola de nuevo con el mecate de la esperanza supere los 2.7 metros que faltan para ponerla en la superficie del 2019. En consecuencia será a partir del 2022 cuando se inicie la reactivación de la economía, pues de aquí a esa fecha será un periodo de recuperación de lo perdido.
Una de las medidas más nefastas adoptadas por el Gobierno y la Asamblea Legislativa fue permitirle a las empresas del sector privado, apenas comenzada la pandemia en el mes de marzo, mediante una ley temporal, el despido de trabajadores, la reducción de las jornadas laborales y el empleo a medio tiempo. Esto ha causado que la tasa de desempleo abierto se haya más que duplicado, pasando de 11.6 % a diciembre del 2019 a 24.4% al mes de julio según la encuesta del INEC y que podría llegar al 30% a finales de año. Como resultado de esta acción hay 551.373 costarricenses desocupados, y de ellos 281.752 hombres (51.1%) y 269.621 mujeres (48.9%) que agrava más la situación en los hogares en donde ellas son cabezas de familia y proporcionan con su arduo y agotador trabajo el sustento de los suyos. Estos desocupados, más un millón que están en la informalidad, están pasando penurias y hambre que el bono proteger no las mitiga. No quieren limosnas sociales, quieren trabajo digno y decente. PERO YA.
Con las medidas adoptadas por el gobierno de cierre de toda clase de negocios y actividades y por efecto dominó, de las agrícolas, comerciales, industriales, turismo, construcción, servicios, finanzas etc. y la pérdida de ingresos que eso le ha causado a las empresas y por ende a las arcas del gobierno al dejar de recaudar impuestos, hay un hueco fiscal de casi ¢2.0 billones con lo cual se agrava el déficit financiero del gobierno que sería del 9.3% según los cálculos de Hacienda, en contraste con el 6.96 % del 2019, pero que podría ser del 11.5 del PIB. Con este panorama la situación fiscal se hace insostenible y con un gasto creciente a falta del ajuste exigido en la ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, el gobierno acude, haciendo aguas el barco en el mar profundo del fracaso fiscal, a lanzarnos como tabla de salvación el endeudamiento irresponsable para que flotemos durante muchos años y sin llegar a la costa de la bonanza financiera. La razón deuda pública PIB se ha venido incrementando aceleradamente en los últimos dos años. Fue del 53.8% en el 2018 y 58.5% en el 2019. Para este año 2020 será con un monto de ¢24.2 billones equivalente al 70.3% del PIB y de acuerdo con el Presupuesto para el año 2021 las deudas serán de ¢28.8 billones iguales al 80.5% del PIB, que excede al escenario del 60.0% como máximo contemplado en la ley mencionada.
En resumen, en un terreno con un paciente con la peor recesión económica del presente siglo, el desempleo más alto de la historia así como los niveles de déficits y endeudamiento, los cuatro Jinetes del Apocalipsis cabalgan blandiendo sus guadañas de terror a sabiendas que el gobierno intenta detener su ataque con un inútil programa de defensa de entrega al Fondo Monetario Internacional, que no sirve y que no es aceptado por el Pueblo, al sustentarse en un 75% de más impuestos (hambre y desempleo) y un tímido 25% de anuncios de contención del gasto y que no tiene absolutamente nada de recuperación económica para sacarnos del hueco  de la recesión en el que cayó de jupas Doña Economía empujada por la ineficiencia del Gobierno.

00

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...