William Hyden: La seriedad de la política en broma y con fisga (V-181)

Vuelve a meter las patas el día 30. En pleno Paro Nacional, con bloqueo de calles y carreteras en todo el país, cuando en Puntarenas, donde asiste para conmemorar el aniversario del fusilamiento de Juanito Mora, tiene la desfachatez de comparase con el Héroe Nacional y llamar FILIBUSTEROS, por analogía, a los que nos oponemos a más impuestos. ¡Ay presidente!  ¿Cómo se le ocurre esta comparación? ¡Qué soberbia y narcisismo por Dios!

0

William Hyden Quintero, Economista.

Don Carlos Alvarado, nuestro presidente, merece respeto y solidaridad de sus gobernados dada su alta investidura. Pero es un hecho real y sin atacar su fuero, que su figura está desteñida, manoseada y desdibujada gracias a los frecuentes errores que ha venido cometiendo en el desempeño de sus funciones. La última encuesta de CID Gallup de esta semana lo confirma. Hoy nos da mucha pena y lástima, es el hazmerreír de casi todo el Pueblo, con excepción de sus Pac-lover, lo irrespetan, se burlan de él, lo ridiculizan en los memes y caricaturas grotescas. Evaluando esta situación objetivamente, quizás podemos concluir que el Pueblo ya no se merece un presidente cuya personalidad está tan devaluada por falta de credibilidad. Un presidente que nos ha hecho meditar seriamente en la urgencia de reformar nuestra Constitución para incluir la Revocatoria del Mandato Presidencial, para evitar a futuro lo que está sucediendo hoy, y enviar a su casa y al ostracismo público a un mandatario que por impericia, negligencia, incapacidad, dolo, corrupción, y otras debilidades debidamente calificadas y comprobadas, no merezca continuar en el ejercicio de la presidencia. Veamos sus recientes errores de falta de tacto e inteligencia política.
PRIMER ERROR. Su estrategia para sacar al país del hueco de la recesión en que cayó de jupa la economía empujada por las acciones del gobierno, descansa en ponerle más impuestos al Pueblo y endeudar al país con los préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI). No leyó o poco le importó que el Pueblo desde que se dejó clavar los impuestos de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas dijo: BASTA. NO A MAS IMPUESTOS y con toda la desfachatez el 17 de setiembre en que dio a conocer su perverso plan lo sustenta en un 75% en más impuestos. El Pueblo, como era de esperar, harto de este acoso impositivo, ha reaccionado en contra del mismo y desde esa fecha el Movimiento Rescate Nacional anunció un Paro Nacional para el día 30 y comenzaron las protestas de varios grupos de ciudadanos frente a la residencia del presidente en Santa Ana, las cuales se han hecho simultáneamente ante la Asamblea Legislativa y en las afueras del Ministerio de Hacienda. Pero nada de reacción, más bien nos sigue toreando al negociar con los diputados su plan, y quien sabe cómo, logró el apoyo de los hermanos Arias, el de Laura Chinchilla y del desfalcador Solís (hueco fiscal), quienes iniciaron el debacle que tenemos, y que con carita de inocencia de querubín, y sin ninguna autoridad moral, nos llaman a que aceptemos más impuestos y el préstamo del FMI.
SEGUNDO ERROR. El presidente  tuvo dos semanas para abortar el Paro Nacional, simplemente llamando a dialogo a los dirigentes del movimiento, escuchar sus inquietudes, analizar sus propuestas, nombrar una comisión de enlace de alto nivel para negociar una salida digna a través de un nuevo plan creíble y que restablezca la paz y la concordia. Pero no lo hizo. Más bien mete las patas hasta el fondo del acelerador. El 29 de setiembre, un día antes de que se inicie el Paro Nacional, en conferencia de prensa, envalentonado y mal aconsejado, en un mes en el que pueblo canta eufórico el Himno de la Independencia para barnizar su descontento por la situación nacional, nos ve como siervos menguados, atiza la hoguera del descontento, llamándonos IRRESPONSABLES a todos los que nos oponemos a más impuestos.
TERCER ERROR. Vuelve a meter las patas el día 30. En pleno Paro Nacional, con bloqueo de calles y carreteras en todo el país, cuando en Puntarenas, donde asiste para conmemorar el aniversario del fusilamiento de Juanito Mora, tiene la desfachatez de comparase con el Héroe Nacional y llamar FILIBUSTEROS, por analogía, a los que nos oponemos a más impuestos. ¡Ay presidente!  ¿Cómo se le ocurre esta comparación? ¡Qué soberbia y narcisismo por Dios! De que estás hecho, como es posible tanta torpeza en tan poco tiempo.  Ahora yo no lo quieren quitar sino fusilar. No hay quien lo asesore inteligentemente en Zapote. Por supuesto que no, las caperucitas y loncheritas, ni el oscuro y torvo personaje del Ministro de la Presidencia ni el mudo Ministro de Comunicación tienen el nivel ni el olfato político para aconsejarlo y lo dejan a la libre con su torpeza innata.
El presidente no es un genio ni un sabe lo todo, pero si debe tener la sabiduría de saber que no sabe nada y por lo tanto tener en el gabinete a los mejores profesionales, no partidarios ni soba levas. Pero en un momento tan crucial para el país, ¿quiénes lo asesoran? Un ortodoxo funcionario del Banco Central, obsesionado con el manejo de la inflación, sentando en sendos cofres que resguardan $8.300.0 millones de Reservas Monetarias Internacionales del Pueblo y que no quiere utilizarlas temporalmente sin afectar su volumen como lo he sugerido tantas veces, cuando la economía reclama grados de libertad en la emisión monetaria. Un Ministro de Hacienda abogado de profesión que solo sabe de finanzas públicas el ABC de poner más impuestos, bajar los salarios de los empleados públicos y pedir más deudas. Una Ministra de Planificación, politóloga de profesión, que hace su mejor esfuerzo, pero que ironía, preside el equipo económico. Que inopia de equipo. Que falta de contenido. Por eso el Plan Presidencial de más impuestos y endeudamiento con el FMI es un fracaso.
¿Qué sigue? Nada positivo según el cuarto error. En vez de iniciar en forma inmediata el dialogo, hoy mañaneó tempranito enviando a la policía a volar garrote contra los bloqueros porque están impidiendo el libre tránsito, y qué, no nos tuvo encerrados casi meses sin poder circular por las absurdas medidas sanitarias de quédate en casa. No veo una salida airosa e ingeniosa de parte del Gobierno. Si el presidente no deja su soberbia y prepotencia aceptando un dialogo de verdad, no del atolillo con el dedo a cargo de loncheritas y curas, con las fuerzas vivas y disconformes del país, los bloqueos continuarán y el descontento popular también. Desde luego es urgente formular un Nuevo Plan como algunos lo hemos sugerido con medidas novedosas y rápidas de implementar y que no conllevan más impuestos ni la entrega al FMI. ¿Lo hará? Lo dudo. De momento estamos hundidos en las ciénagas del pesimismo.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...