William Hyden: La seriedad de la política en broma y con fisga (V-182)

Exceptuando unas 5.000 personas que estimo se han hecho presentes, casi toda la población, una vez más ha demostrando que es pendeja, acomodaticia, adocenada, se esconde, esperando que otros den la cara y a que se despejen los nublados del día, actitud heredada y lapidaria que está en nuestro ADN de la cobardía.

0

William Hyden Quintero, Economista.

¡Qué semanita de pesadilla! Como concluí en mi anterior artículo, el presidente Alvarado, mal asesorado, en vez de convocar a los dirigentes del movimiento Rescate Nacional a un diálogo, optó por mandar a la policía a volarle garrote y lanzarles gases lacrimógenos a los ciudadanos que están bloqueando las carreteras en señal de protesta contra el #No a Más Impuestos y el Préstamo del FMI. Como esta actitud exacerbó los ánimos y los bloqueos se intensificaron, la fracción de diputados del PLN le solicito el retiro de la propuesta, lo cual hizo el domingo 4 prometiendo el dialogo. Alvarado en otra metida de patas de las suyas, o deliberadamente, vaya uno a saber qué pasa en esa cabecita sin frente, desprecia al Movimiento Rescate Nacional, no lo convoca al dialogo, y para torearlos más, inicia encuentros con las Asociaciones Solidaristas, con Cooperativas, con el Consejo de Mujeres precedido por Epsy Campbell, con las Universidades Estatales. Una conversa informal de yo con yo. Nada que ver. ¿Qué vela tienen en el entierro? Ni sabían para que los convocaban. El movimiento en son de paz se humilla, como no lo convoca el presidente, se reúnen con el arzobispo de San José, monseñor Quirós para que les sirva de intermediario y le envían al presidente una misiva con 15 propuestas y peticiones. Pero dentro de su arrogancia y soberbia el presidente se esconde y envía al oscuro Ministro de la Presidencia para que reciba el mensaje. Hasta el monseñor fue despreciado.
La reacción lógica, provocada por estas afrentas y desprecios presidenciales, fue obviamente mantener, ampliar y recrudecer los bloqueos de un lado, y la policía del otro haciendo de las suyas en contra de los bloqueros que se defienden y la repelen con las pocas armas que tienen a su alcance: insultos, piedra, palos, botellas y bombas molotov caseras. Una lucha desigual. Por cierto, no nos engañemos, está a la vista, nuestra policía es un verdadero ejército vestido de negro que deben tener a Figueres, quien abolió el ejército, revolcándose en su tumba. Hay miles de ellos (cerca de 20.000) bien equipados, con todas las armas y tecnologías del momento, vestimentas de todo tipo, hasta uniformes camuflados para el desierto, cámaras antigases, escudos, camiones blindados (tipo la bestia) buses del año para que los transporten, radio patrullas modernas, celulares 4G. Mantenemos un ejército pagado por el pueblo para que le vuelen garrote y gases con ganas bestiales.
La estrategia presidencial es clara. Cuando el pueblo se defiende contra la policía y algunos de ellos resultan heridos por una atinada pedrada, magnificado el hecho por la prensa vendida, y los bloqueos se recrudecen, lograr que la ciudadanía  en su confort, que ve los toros desde la barrera, comience a despreciar a los que se manifiestan, a protestar porque les están arrebatando el derecho de circulación, cuando pasaron siete meses en casa sin salir solo cuando el Ministro Cofalito lo decía, las cámaras empresariales de la Uccaep  protestan por las pérdidas en los productos de exportación, los hoteleros a quienes el gobierno quebró, los desprecian también porque con las rutas cerradas no le llegarán los visitantes de fin de semana. El estómago en vez de la cabeza maneja nuestras reacciones.
El movimiento de Rescate Nacional que el ínterin es tomado en parte, por los narcos criollos de las zonas, que se aprovechan para maltratar a la policía en una especie de vendetta, se hace impopular y aborrecido por el pueblo que lo deja de  ver como un movimiento ciudadano pacífico a quien dicen apoyar detrás del telón. Con esta cruda realidad, José Miguel Corrales tiró la toalla, harto de ser satanizado por La Nación en dos editoriales en los que poco le faltó  llamarlo hide puta, así como por miles de ciudadanos que comulgan con este periódico. Despreciable el tratamiento de un locutorcillo de Monumental. Los hechos lo rebasaron, el movimiento se le fue de las manos. Alicaído y derrotado pidió perdón y llamó a deponer toda protesta en las calles. Pero Célimo Guido, dice que el movimiento no tiene dueño, que es de los costarricenses, de los patriotas que están dispuestos a dejarse los pelos en el alambre por salvar a Costa Rica, la democracia y la institucionalidad y llama a que los bloqueos continúen. En su euforia no se ha dado cuenta que el Pueblo desde un principio le dio la espalda al movimiento, como lo expliqué en mi artículo en Facebook: “Otras Preguntillas Incómodas.” Exceptuando unas 5.000 personas que estimo se han hecho presentes, casi toda la población, una vez más ha demostrando que es pendeja, acomodaticia, adocenada, se esconde, esperando que otros den la cara y a que se despejen los nublados del día, actitud heredada y lapidaria que está en nuestro ADN de la cobardía.
¿Qué sigue? En esta trifulca, de momento el presidente Alvarado puede ganar el pulso, y de ser así, con la complacencia de los partidos políticos que piensan van a ser gobierno en el 2022, sus diputados y de la Sala Cuarta, nos recetará un Plan B similar al Plan A que dice desechó.

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...