William Hyden: La seriedad de la política en broma y con fisga, V-203

Las empresas encuestadoras que ya entraron en la época dorada de sus negocios (hacer encuestas cada semana al gusto del mejor pagador), comienzan a señalar a Figueres como primera opción y a Fabricio como segunda. Pero no hay que tomar estas encuestas en serio. Son maleables, acomodaticias y falta casi un año y mucha agua pasará debajo de nuestros puentes arrastrando toda clase de inmundicias politiqueras.

0

William Hyden Quintero, Economista.

Ya casi estamos saliendo del COVID-19,  pero estamos entrando de lleno en el COVID-22 que defino como un país en lo económico, hacendario, social y político Caótico; autoridades del gobierno Obstinadas en seguir con su telele de llevarnos al fondo del abismo con su pretendido préstamo del Fondo Monetario Internacional; Vulnerable al estar el gobierno al garete sin saber qué medidas adoptar  para reactivar la economía nacional, generar empleo y reducir la pobreza; Incertidumbre,  porque nadie sabe a ciencia cierta hacia dónde vamos como país, que cual barco sin capitán y sin tripulación, navega sin brújula a su ignorado destino; y  una población Desesperada que ha perdido la fe en sus gobernantes, en las instituciones, en los Poderes de la República y en los partidos políticos inútiles y obsoletos, que ya han empezado a armar su fiesta electoral para el año 2022. Si un COVID-22 para una Costa Rica Caótica, Obstinada, Vulnerable, Incierta y Desesperada.
Ya nos acostumbramos al COVID-19 y con todas las lacras señaladas entramos al COVID-22. El pasado 6 de febrero se inició el año electoral que culminará con las elecciones presidenciales y de diputados el 6 de febrero del 2022, sí se decide en primera ronda la elección del presidente (es difícil). Si alguno de los candidatos no logra el 40% de los votos habría que esperar a una segunda vuelta el 6 de abril. A la fecha hay casi treinta candidatos a la presidencia y puede haber más. Levantamos una piedra y sale un candidato dando brincos de alegría queriendo ser presidente y el salvador de la patria, sin saber absolutamente nada de cómo lograr esa salvación. A la mayoría de ellos les falta la ingesta de galones del jarabe de Ubicatex para que se ubiquen, se autoanalicen y vean que no reúnen las características necesarias para ser un verdadero presidente de la República sobre todo en las actuales circunstancias en que esta el país con el COVID-22.
Solo en el Partido Liberación Nacional que se la cree que van a ganar las elecciones al contar con intenciones de voto del 22%, hay un equipo de futbol mejenguero con once candidatos, aunque parece que ya uno se salió del corral al darse cuenta que estaba aspirando a mucho con su pequeño currículo. Lo aterrizaron o se auto aterrizó que es lo que falta por lo menos a los diez que quedan. Pero pueden aparecer otros verdiblancos dispuestos a sacrificarse por la patria.
 Me pregunto qué hay detrás de estas ínfulas presidenciales. Vanidad personal, ansias de poder, Maria Teresos que están dispuestos a sacrificarse por el país (qué ternuras), ungidos porque en sus sueños les habló Dios (qué blasfemia); o quizás por plata de amigos y paganinis contribuyentes que los embarcan, los que ponen dólares como en un negocio a futuro esperanzados en cobrarse con creces la factura en un eventual gobierno de sus ahijados políticos, ya sea en puestos públicos (para ellos o sus familiares), embajadas, juntas directivas, licitaciones amañadas y en cuanto chorizo surja y puedan cocinar en la parrilla de la corrupción. Recordemos que el Dinero es el Motor de la Política.  Ah, falta la legión de aduladores y brochas que babeando y extasiados ven como ídolos a sus candidatos.
 En  la segunda fuerza electoral, cerca del 9%, del Partido Unidad Social Cristiana, convencido de que solos no llegan a nada frente al PLN y/o el PAC, el expresidente Miguel Ángel Rodriguez planteó una coalición entre el PUSC y todos los demás partidos, pero en la reciente asamblea ni siquiera le dieron pelota con su planteamiento. Como lo he dicho las coaliciones las buscan los débiles para fortalecerse con los fuertes, pero el problema es que dentro del partido sus cinco candidatos que se creen presidenciales temen que los coaligados que vienen de otros partidos los desplacen y por ello dijeron que no. Los mismo puede ocurrir con una serie de pequeñitos partidos, que en las encuestas ni siquiera llegan al 2%, la mostacilla de relleno que cada cuatro años andan en busca de los fondos públicos (deuda política) y pellizcar alguna diputación, piensan coaligarse todos alrededor de una figura, pero igual, quien es esa figura si todos quieren ser la figura.
El panorama además del COVID-22 es incierto. Las empresas encuestadoras que ya entraron en la época dorada de sus negocios (hacer encuestas cada semana al gusto del mejor pagador), comienzan a señalar a Figueres como primera opción y a Fabricio como segunda. Pero no hay que tomar estas encuestas en serio. Son maleables, acomodaticias y falta casi un año y mucha agua pasará debajo de nuestros puentes arrastrando toda clase de inmundicias politiqueras.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box